NOVEDADES






¡¡NUEVO!!


Mi trabajo de memoria de licenciatura que presente en 1984 lo he publicado en este enlace:

https://maitearte.wordpress.com/2017/05/02/memoria-de-licenciatura-sobre-la-iglesia-de-san-cayetano-de-madrid/







Próximos Viajes de Arte con Maite
ROMA

¡¡ÚLTIMAS PLAZAS!!

del 13 al 17 de Septiembre de 2017
--------------------------------
PLAZAS AGOTADAS
Milán y Lago de Como

Del 21 al 25 de Junio de 2017

--------------------------------

Asignación de plazas por orden de inscripción


Toda la información la podeis ver en:

http://maitearte.wordpress.com/

--------------------------





martes, 12 de abril de 2011

V - MITOLOGÍA DE LOS HÉROES

MITOLOGÍA DE LOS HÉROES

En la Mitología el tiempo de los héroes se denomina Época heroica y abarca desde el nacimiento de Heracles hasta el final de la Guerra de Troya.
Los héroes acometen grandes hazañas, lidian con seres fantásticos, fundan ciudades y son objetos de culto.

1 - HERACLES (HÉRCULES LATINO)


Es el héroe divino, el más célebre y popular de toda la Mitología clásica.
Nació en Tebas. Es hijo de Zeus y de Alcmena, una mujer moral descendiente de Perseo.
Zeus, aprovechando la ausencia de su esposo Anfitrión, tomó su forma y aspecto para engañar a Alcmena y así engendró al héroe en una larga noche prolongada por orden suya.
Al día siguiente Anfitrión volvió de una expedición y engendró un segundo hijo, Ificles, hermano gemelo del héroe. Así Anfitrión es sólo el padre putativo de Heracles.
Para que el héroe pudiera ser inmortal, Hermes acercó al niño al seno de su enemiga Hera mientras dormía. Cuando ésta se despertó le apartó, pero ya era demasiado tarde. La leche que fluyó de su pecho dejó en el cielo la estela de la Vía Láctea.
La celosa Hera envió dos enormes serpientes a la cuna de los niños. Ificles empezó a llorar, pero Heracles con sólo 8 ó 10 meses las estranguló con sus poderosas manos. Así Anfitrión se dio cuenta de que Heracles era hijo de un dios.
Heracles significa la gloria de Hera. Con el tiempo la diosa se reconcilió con él y se convirtió en su madre inmortal.
Su fuerza y su carácter colérico se manifestaron pronto.
A los 18 años mató al león de Citerón, fiera devastadora para los rebaños de su padre Anfitrión y del rey Tespio. Se instaló en el palacio real y el monarca cada noche le envió a cada una de sus 50 hijas, así llegó a ser padre de las 50 Heraclidas. Después mató al león.
El rey de Tebas, Creonte, le concedió la mano de su hija Mégara. Con ella tuvo varios hijos a los que mató con sus propias manos como consecuencia de un acceso de locura que le envió Hera, que quería que se trasladase a Argos y se pusiera al servicio de Euristeo. Tras el parricidio intentó suicidarse, pero intervino el prudente héroe Teseo y se le llevó a Atenas.

 

 

LOS DOCE TRABAJOS DE HERACLES


Antes de nacer Heracles, Zeus prometió que el primer niño que naciese del linaje de Perseo reinaría en Argos.
Hera consiguió que el nacimiento de Heracles se retrasase y se adelantase el de Euristeo, que sería el rey de Argos.
Los Doce Trabajos que realizó Heracles a las órdenes de su primo Euristeo fueron para expiar la muerte de sus hijos.
6 trabajos se hicieron en Grecia y 6 en el resto del mundo.
En su primer trabajo talló su maza y se apoderó de la piel del león de Nemea, sirviéndose de la cabeza como yelmo. Recibió el arco y las flechas de Apolo, la espada de Hermes. La coraza de Hefesto y los caballos de Posidón.

 

 

1 – EL LEÓN DE NEMEA, NIETO DE TIFÓN

El león de Nemea era un monstruo, nieto de Tifón y hermano de la esfinge de Tebas, que atacaba a los hombres y al ganado.
El héroe se fabricó una maza tallando el tronco de un olivo.
El animal era invulnerable a las flechas por su espesa piel y Heracles le ahogó cogiéndole en brazos.
Atenea le reveló que la única forma de despellejar al animal muerto era utilizar sus propias garras.
A partir de este episodio cambia la iconografía de Heracles. Deja de representarse desnudo y pasa a vestir la piel del león a modo de armadura, su cabeza como yelmo y la maza como arma (pág. 100)
El momento en que Heracles asfixia al monstruo, es el más representado en el arte.
Al volver victorioso, Euristeo se asustó tanto de su enorme fuerza, capaz de ahogar al león, que le prohibió entrar en la ciudad, ordenándole dejar el botín a las puertas de Argos.

 

2 – LA HIDRA DE LERNA, HIJA DE TIFÓN.

Hija de Tifón, la diosa Hera la cría para medir al héroe.
La Hidra era una serpiente acuática de varias cabezas-101
Con su espada le cortó las cabezas, pero de cada cabeza cortada salía una nueva. Entonces, con tizones encendidos fue quemando las heridas para que no volvieran a crecer.
El veneno de la Hidra le sirvió a Heracles para empapar sus flechas y convertirlas en mortíferas.

 

3 – EL JABALÍ DE ERIMANTO

Heracles debía llevar vivo este jabalí a Euristeo.
Le fatigó, persiguiéndole por la espesa nieve, hasta que le capturó, regresando con él cargado a la espalda.

 

4 – LA CIERVA DE CERINIA

La versión más difundida dice que el héroe necesitó un año para cazar a la veloz cierva sin derramar su sangre, ya que sus pezuñas de bronce la hacían inalcanzable.
En la cerámica de la pág. 102, Heracles parte uno de los cuernos de oro de la cierva ante Atenea y Ártemis.
 

5 – LAS AVES DEL LAGO ESTINFALO, ARCADIA

Las innumerables aves de este lago constituían una plaga que malograba las cosechas de las regiones vecinas.
Heracles se fabricó unas castañuelas de bronce para que salieran del bosque y poder derribarlas con sus flechas.
Durero recoge el momento en el que el héroe dispara flechas envenenadas a las aves. Pero no las plasma con sus garras y picos broncíneos, sino como las Arpías del Infierno de Dante, mezcla de sirenas (águila y cola de pez) y grifos (parte superior de águila e inferior de león) pág.103

 

6 – LOS ESTABLOS DE AUGIAS, EN EL PELOPONESO

Augias, rey de Élide, en el Peloponeso acumulaba el estiércol de sus numerosos rebaños en los establos.
Euristeo quería humillar a Heracles y le encargó el servil trabajo de limpiar los establos.
Heracles pidió a Augias la décima parte de sus rebaños por la limpieza. Aunque Augias no pagó lo pactado. (Diezmo)
Heracles derribó las paredes del establo y logró que dos ríos pasaran por allí y limpiaran todo.

 

7 – EL TORO DE CRETA

Algunos decían que era el animal que raptó a Europa a petición de Zeus, en lugar de transformarse Zeus en toro.
El rey Minos se negó a ayudar a Heracles en esta empresa, pero el héroe consiguió apresarle vivo y regresar a Grecia.
Le llevó a Micenas y se le ofreció a Hera, pero la diosa le rechazó y el toro fue liberado. Finalmente, Teseo le mató en la llanura de Maratón y le sacrificó a Apolo. (pág. 134)

 

 

8 – LAS YEGUAS DEL REY DIOMEDES EN TRACIA

Diomedes, rey de Tracia, poseía unas yeguas que se alimentaban de carne humana.
Heracles consiguió que devoraran a su dueño y, ya saciadas, pudo llevarlas ante Euristeo (pág. 104)

 

9 – EL CINTURÓN DE LA REINA DE LAS AMAZONAS

Heracles tenía que conseguir el cinturón de Hipólita, reina de las amazonas, regalo de su padre Ares.
Hipólita aceptó entregárselo, pero Hera suscitó una lucha entre las amazonas y los compañeros de Heracles. El héroe, creyéndose traicionado mató a Hipólita y se llevó el cinturón símbolo de su poder. (Pág. 105)
Las amazonas eran un pueblo de mujeres guerreras que se amputaban el seno derecho para disparar el arco o lanzar la jabalina.


 

10 – LOS BUEYES DEL GIGANTE GERIÓN

Heracles tuvo que atravesar el Océano para llegar a los rebaños de Gerión, gigante de tres cuerpos y tres cabezas.
Finalmente, tras luchar con Gerión, logró hacerse con los bueyes y los embarcó. Tras múltiples infortunios, el ganado que quedaba fue sacrificado a Hera por Euristeo.(pág. 105)

 

11 – EL CAN CERBERO DE TRES CABEZAS

Cerbero era el perro de Hades que custodiaba la entrada a los Infiernos.
Euristeo le encomendó secuestrar al can de tres cabezas, lo que suponía la violación de un reino sagrado.
Zeus ordenó a Atenea y a Hermes que le ayudaran.
Heracles se inició en los misterios de Eleusis para aprender a acceder al otro mundo y cruzó en la barca de Caronte la laguna Estigia.
Al ver A Heracles los muertos tuvieron miedo y huyeron, salvo Meleagro y Medusa.
El príncipe Meleagro venció al gran jabalí que la cólera de Ártemis había mandado sobre su pueblo etolio, Calidón, cuando el rey se olvidó de ofrecer un sacrificio por las cosechas.
La cólera de Artemisa seguía y desencadenó una guerra entre los partícipes en la cacería. En la contienda Meleagro mató a los hermanos de su madre y ésta arrojó el tizón mágico al fuego y su hijo expiró. A continuación, consciente de lo sucedido, se ahorcó al igual que hizo su esposa Cleopatra. En otras versiones el héroe muere por una flecha de Apolo.
Meleagro le contó su triste historia a Heracles y éste, conmovido le prometió casarse con su hermana, Deyanira, como efectivamente hizo.
El héroe le pidió a Hades autorización para llevarse a Cerbero y éste se la concedió. Cuando le presentó el can a Euristeo, éste quedó tan aterrado que Heracles devolvió el can a su dueño.
El descenso a los Infiernos es un tema frecuente en la mitología. El psicoanálisis lo compara con el descenso al subconsciente.

 

 

12 – LAS MANZANAS DE ORO DE LAS HESPÉRIDES, EL REGALO DE BODA DE GEA A LA DIOSA HERA

Las manzanas de oro fueron el bonito regalo de bodas de Gea, la Tierra, a Hera. Son los frutos de la inmortalidad.
Hera las mandó plantar en su jardín, cercano al monte Atlas, sistema montañoso que recorre el noroeste de África. Estaban custodiadas por un dragón y tres ninfas del atardecer, las Hespérides, Ninfas del Ocaso.
Primero tuvo que averiguar el camino, que sólo Nereo, el viejo dios del mar, conocía y, obligado, se lo reveló: Egipto, Libia y Norte de África.
En Libia se tuvo que enfrentar a Anteo, el gigante hijo de Poseidón y Gea que desafiaba a todos los viajeros a vida o muerte y siempre vencía al estar en contacto con la Tierra, su madre, que recargaba sus fuerzas. Heracles le derrotó al levantarle del suelo y asfixiarle con su brazo. (pág. 106)
En el Cáucaso, liberó al titán Prometeo que, encadenado a una roca, sufría la tortura de que durante el día un águila le devorara el hígado, regenerándose por la noche por su condición de inmortal. Heracles mató con una flecha al águila y, en agradecimiento, Prometeo le brindó su ayuda.
Prometeo le reveló que las manzanas tenían que ser cogidas por Atlante, el gigante que sostenía el cielo sobre sus hombros. Heracles sostuvo el cielo mientras Atlante cogía las manzanas, pero también quiso entregarlas. Heracles le indicó que necesitaba ponerse algo sobre los hombros y le pidió que volviera a sostener el mundo. Cuando Heracles se vio libre huyó con las manzanas.
Las Hespérides, desesperadas por haberse dejado arrebatar las manzanas, se transformaron en árboles: un olmo, un sauce y un álamo.
El dragón pasó a ser una constelación celeste.
Euristeo le devolvió las manzanas a Heracles y el héroe se las ofreció a Hera, quien las restituyó al jardín de donde procedían y prefiguran la apoteosis del héroe.
El orden y la iconografía de los Doce Trabajos de Heracles se fijaron en los relieves del Templo de Zeus en Olimpia.
El héroe fue sometido a tareas inhumanas y tuvo que medir sus fuerzas con criaturas formidables.
Heracles personificó la astucia, la fuerza y la competición.
Las virtudes de Heracles permiten imponer el orden sobre el caos y este simbolismo explica la gran frecuencia con la que se representan sus Doce Trabajos en la Antigüedad.
 
MATRIMONIO, MUERTE Y APOTEOSIS DE HERACLES
Se casó con Deyamira, cumpliendo la promesa que le hizo a su hermano Meleagro en los Infiernos, y vivió con ella en Calidón.
Cometió un homicidio involuntario y decidió exiliarse con su mujer y su hijo Hilo.
Al cruzar el río, el centauro Neso intentó violar a su mujer y Heracles le hirió con una flecha envenenada. Éste a punto de morir aconseja a Deyamira que recoja su sangre para elaborar un filtro que le devuelva el amor de su marido si fuese necesario. Ella le creyó y obedeció en secreto.109
Cuando Deyamira se enteró que Heracles se había enamorado de la reina Ónfale, utilizó la sangre del centauro para recuperar su amor, impregnando con ella un manto de Heracles, pero en realidad la sangre le envenenó en medio de espantosos y terribles dolores.
A Heracles se le representa con Cupido y Ónfale, la reina de Lidia, con quien mantuvo amores. (pág. 111)
Su imagen será confrontada con personajes bíblicos como Adán y Sansón, que sucumben a las artimañas femeninas.
Deyamira, aterrada, se suicidó. Heracles preparó una gran pira funeraria. Mientras el fuego ardía el héroe desapareció.
Estando entre los dioses se reconcilió con Hera y casado con Hebe, diosa de la belleza juvenil, llegó a ser uno de los inmortales.
Heracles es el héroe más frecuentemente plasmado en el arte de la Antigüedad.
Es un hombre corpulento, con barba o imberbe, y sus atributos son la maza y la piel del león de Nemea.
Personifica la fuerza colosal y la firmeza de los hombres ante los designios divinos.
En el Hércules Farnesio de Nápoles, copia en mármol de un original de Lisipo, siglo IV a.C., el héroe exhausto tras el esfuerzo, descansa sobre una clava, palo labrado que va aumentando desde la empuñadura hasta el extremo opuesto y se usaba como arma. En la mano derecha, escondida en la espalda, sostiene las manzanas del jardín de las Hespérides, frutos de la inmortalidad. (Pág. 110)
Los emperadores romanos quisieron equiparar su figura con la del héroe. Cómodo, S. II d.C., se hace un busto con la cabeza del león como yelmo, mientras sujeta en su mano derecha la maza y en la izquierda las manzanas. (pág. 110)
El cristianismo ve la imagen de Heracles como una prefiguración de Cristo. Antes que Jesús, Heracles descenderá a los Infiernos, sufrirá un calvario y ascenderá como Cristo al cielo.
En el Renacimiento y el Barroco Heracles encarna la virtud heroica y la fe inquebrantable, como en la pintura de Aníbal Carracci “Heracles en la encrucijada”. Inspirado en Hesíodo y Jenofonte el héroe tiene que elegir entre dos caminos, simbolizados por dos mujeres. La virtud, a través del deber, conduce a la inmortalidad. La voluptas, incita al pecado y a la lujuria y lleva al Infierno por la senda del engaño (p. 111)
En la Edad Moderna Heracles se convirtió en modelo de virtud y fuerza para los monarcas y nobles europeos que ensalzaron sus programas en los palacios. Mantegna en el Palacio Ducal de Mantua.
Felipe IV encargó a Zurbarán 10 lienzos sobre la vida de Hércules con el objetivo de reivindicar el origen mítico de la monarquía hispánica.
El tema de la apoteosis de Hércules, concesión de dignidad de dios al héroe, será un motivo muy utilizado en los techos de los palacios barrocos. (Pág. 112)

 

 

2 - JASÓN, MEDEA Y LOS ARGONAUTAS


Jasón, descendiente de Eolo dios del Viento, fue educado por el centauro Quirón, quien como a todos sus discípulos le enseñó Medicina.
Su padre, Esón, fue destronado por su hermanastro Pelias y Jasón, al llegar a la edad adulta, reclamó el trono a su tío.
Pelias le pidió a cambio la piel del Vellocino de oro, el vellón del carnero alado que había transportado a Frixo y Hebe por los aires para salvarlos de su madrastra. Estaba consagrada a Ares y guardada por un dragón. Pelias pensó que Jasón no volvería nunca de esa expedición a la Cólquide.
Jasón pidió ayuda a Argo y, por consejo de Atenea, Argo construyó una nave con su nombre para él y sus compañeros, los Argonautas.
En el Argo iban personajes muy destacados como Heracles, Orfeo, los Dióscuros, y una mujer, Atalanta, etc.
Orfeo les deleitaba con su música, consiguiendo que los galeotes remaran sin esfuerzo, y además les protegió contra el canto de las sirenas.
También formaban parte de la expedición Los Dióscuros, Cástor y Pólux. Zeus se enamoró de Leda, esposa del rey Tindáreo. La noche que Zeus se unió a ella en forma de cisne, Leda se unió también a su marido. Los dos pares de gemelos que nacieron son atribuidos del siguiente modo: Pólux y Helena a Zeus y Cástor y Clitemnestra a Tindáreo.
Atalanta fue abandonada al nacer porque su padre sólo quería varones. Una osa la amamantó hasta que unos cazadores la encontraron y criaron.
Cuando creció se mantuvo virgen y se dedicó a cazar como su patrona Artemisa. Para alejar a los pretendientes anunció que su esposo sería el hombre capaz de vencerla en la carrera, ya que ella era muy veloz, pero si perdía le mataría.
Hipómenes traía unas manzanas de oro que le había dado Afrodita. Cuando el joven iba a ser alcanzado en la carrera, fue arrojando uno a uno los frutos áureos, ella curiosa o enamorada, se detuvo a recogerlos y el joven fue vencedor.
Más tarde los esposos entraron en un santuario de Zeus, donde saciaron su sed de amor. Zeus indignado por el sacrilegio les convirtió en leones.
Después de muchas aventuras llegaron a la Cólquide donde, gracias a Medea, consiguieron el Vellocino de oro.
Medea, hija del rey de Cólquide y sobrina de la maga Circe, se oponía a que su padre matara a todos los extranjeros que llegaran al país. Al llegar los Argonautas hizo prometer a Jasón que sería su esposo si ella le aseguraba apoderarse del vellocino de oro. Jasón se lo prometió.
Medea adormeció al dragón con sus hechizos y consiguió que le abrieran el templo donde se guardaba el Vellocino o Toisón de oro y una vez en poder de Jasón huyó con él y con los Argonautas. (pág. 114)
Jasón había prometido casarse con Medea y todos los crímenes posteriores de ella quedan explicados por el perjurio de Jasón.
Tras conseguir el Vellocino de oro, Jasón llegó a Yolco y se lo entregó a Pelias, concluyendo su misión. (pág. 115)
Pero Medea se vengó de Pelias por poner en peligro a Jasón y persuadió a sus hijas diciendo que conocía una poción mágica que rejuvenecía a cualquier ser vivo hirviéndole en él. Ante su vista descuartizó un carnero y le puso en el caldero y a los pocos instantes salió un corderillo. Las hijas de Pelias quisieron rejuvenecer a su padre, así que le despedazaron y le echaron en el caldero de Medea, pero éste murió y no volvió a salir del caldero.
En el viaje de regreso, el barco aborda la isla de Ea, donde Medea es recibida por su tía Circe, la hechicera, purificando a Medea y a Jasón
Tras el asesinato de Pelias, Jasón y Medea fueron desterrados y llegaron a Corinto. Allí vivieron tranquilos hasta que Creonte, rey de Corinto quiso casar a su hija con el héroe.
Creonte decretó el destierro de Medea, pero ésta consiguió demorarlo un día para tramar su venganza. Impregnó veneno en el vestido y joyas de su rival y ésta al ponérselos se abrasó, al igual que su padre y el palacio. Mientras tanto Medea daba muerte a sus propios hijos, fruto de su unión con Jasón, en el templo de Hera y luego escapó a Atenas.
Jasón volvió a Yolco donde subió al trono y se convirtió en el patrón de la navegación.
Eurípides escribió una famosa tragedia Medea en la que la propia Medea dirá “las mujeres somos el ser más desgraciado”. El fue el primero en afirmar que Medea había matado a sus hijos, convirtiéndose en el prototipo de la asesina.
En la tragedia helénica no se atribuyen actos terribles de venganza como éste a mujeres griegas, sino a extranjeras.
En la Antigüedad se representa a Medea como una princesa oriental que infunde terribles castigos.
En la Edad Moderna los artistas acudieron más a Ovidio que a Eurípides, resaltando sus calidades de maga y la dramática muerte de sus hijos. (pág. 116)
En la Antigüedad las representaciones de Jasón están vinculadas a los Argonautas.
En el Renacimiento las hazañas del mítico príncipe aparecen en los arcones nupciales que contenían las dotes de las novias.
El escultor neoclásico Thorvaldsen realizó una escultura colosal de Jasón basándose en el Doríforo de Policleto, siglo IV a.C. El héroe, desnudo y armado, porta el vellocino de oro colgado sobre su brazo izquierdo. La obra muestra la serenidad, el equilibrio y la armonía característicos del mundo clásico. (pág. 116)

 

 

3 - ORFEO Y EURÍDICE


Orfeo es el héroe sereno y romántico, el músico y el poeta. Tocaba la lira y la cítara, conmoviendo a la Naturaleza.
Sus hazañas están vinculadas a la música y al descenso a los Infiernos para recuperar a su amada esposa Eurídice.
Era hijo de Eagro, rey de Tracia, y de la musa Calíope.
Orfeo es el cantor por excelencia. Sabía entonar cantos tan dulces que las fieras le seguían y el carácter de los hombres más ariscos se suavizaba.
En la expedición de los Argonautas daba la cadencia a los remeros y en las tempestades era capaz de tranquilizar a los tripulantes, calmando a los elementos con sus cánticos.
Orfeo cantó tan melodiosamente cuando el Argos pasó cerca de las sirenas que los Argonautas no sintieron la necesidad de acercarse a la costa.
El mito más célebre relativo a Orfeo es su descenso a los Infiernos por el amor de su esposa Urídice.
Virgilio nos dice que Eurídice era una ninfa, que intentó ser violada cuando paseaba por la orilla de un río. Al correr por la hierba le mordió una serpiente y murió.
Orfeo, inconsolable, descendió a los Infiernos en busca de Eurídice. Hades y Perséfone, conmovidos por su música divina, accedieron con una condición: que Orfeo vuelva seguido de su esposa, sin volverse a mirarla antes de haber salido de su reino.
Orfeo acepta y cuando está a punto de salir del ultramundo duda si Eurídice va tras él y se vuelve a mirarla. De este modo la pierde por segunda vez y para siempre.
Orfeo desciende a los Infiernos, al igual que Heracles, Odiseo y Eneas. Pero mientras los viajes de los otros responden a un encargo heroico, la bajada de Orfeo responde a un interés personal, su amor por Eurídice.
Sin embargo Orfeo consiguió adquirir conocimientos sobre el Más Allá, convirtiéndose en un mediador, el que guiaba el comportamiento humano en los misterios órficos.
Las mujeres tracias, que le amaban y se sentían celosas del amor y fidelidad de Orfeo a su esposa, le mataron y despedazaron, arrojando su cuerpo al río, que lo llevó hasta el mar. La cabeza y la lira de Orfeo llegaron a Lesbos.
Su lira fue transportada al cielo y se convirtió en constelación. Su alma pasó a los Campos Elíseos, donde cubierta con un largo ropaje blanco, sigue cantando para los bienaventurados.
Otra tradición dice que el héroe falleció por un rayo de Zeus, irritado por las revelaciones de Orfeo sobre el otro mundo a los iniciados en sus misterios.
Los tres episodios que se representan en el arte sobre Orfeo son: sus habilidades como músico, en los mosaicos romanos; su descenso a los Infiernos en Orfeo y Eurídice de Rubens, Museo del Prado, y su muerte a manos de las celosas mujeres tracias. (pág. 118 y 119)
La imagen que figura en algunos sarcófagos con el tema de Orfeo llevando un cordero sobre los hombros, se considera un posible antecedente iconográfico del Buen Pastor cristiano, lo que explica la presencia del héroe en las catacumbas de Domitila.

 

4 - EL CICLO TROYANO

Se basa en los hechos históricos, aunque muy fabulados, que se transmiten el la Ilíada y la Odisea de Homero.

 

 

PARIS Y EL RAPTO DE HELENA

Hallándose los dioses reunidos, en ocasión de la boda de Tetis y Peleo, Éride (la Discordia) arrojó sobre la mesa una manzana de oro con la inscripción a la más bella de las diosas. Se suscitó la disputa entre Atenea, Hera y Afrodita y como nadie quería pronunciarse, Zeus delegó en Paris.
Zeus encargó a Hermes que condujera a Hera, Atenea y Afrodita al monte Ida, para que el pastor Paris fallase el pleito.
Hera le ofreció todo el poder y el imperio de Asia. Atenea le ofreció sabiduría y victorias en todos los combates. Afrodita le ofreció el amor de la mujer más bella, Helena de Esparta. Paris se decantó por Afrodita y esta decisión tuvo como consecuencia la Guerra de Troya. (Pág. 121)
El príncipe troyano Paris, hijo de Príamo, raptó a Helena de Esparta, esposa de Menelao.
Paris no siempre vivió en el Palacio del rey Príamo. Antes de su nacimiento, un sueño de su madre fue interpretado como que el niño causaría la ruina de Troya y fue abandonado en el monte.
Una vez más se en el mito como el querer huir del propio destino lleva hacia su cumplimiento, como también sucede en Edipo y otros muchos casos.
Helena era la mujer más hermosa, porque era hija de Zeus, y todos los príncipes de Grecia quisieron casarse con ella. Cuando se casó con Menelao, todos juraron acudir en su auxilio si alguna vez estaba en peligro.
El primer problema fue la gran calma eólica que impedía partir la flota. Calcante profetizó que no podrían partir hasta que Agamenón, rey de Micenas y hermano de Menelao, sacrificara a Ártemis a su hija más bella.
Agamenón se negó al principio, pero, presionado por Menelao y Ulises, ordenó que Calcante la inmolase en el altar de Ártemis. En el instante supremo la diosa se apiadó de la doncella y puso en su lugar una cierva. Esta es la leyenda más conocida sobre el sacrificio de Ifigenia (Isaac).
En otras leyendas la doncella es sacrificada y su madre, Clitemnestra nunca perdonará a su esposo, Agamenón.
A partir del Renacimiento el Juicio de Paris es la excusa perfecta para plasmar el desnudo femenino ideal.

 

LOS GRANDES HÉROES DE TROYA

Reunir a los grandes caudillos griegos no fue tarea fácil.

 

 

AQUILES

Aquiles, hijo de Tetis y Peleo, fue educado por el centauro Quirón en el arte de la música, la caza y las armas. (p. 123)
Tetis baño a Aquiles en las aguas del río Éstige, el río infernal, para hacerle invulnerable. Sin embargo, el talón por el que sostenía al niño no fue tocado por el agua milagrosa y era su única zona vulnerable.
Cuando el adivino Calcante anunció que Troya no podría ser tomada sin Aquiles, Tetis, que sabía que Aquiles estaba destinado a morir ante la ciudad, le llevó junto a Licomedes, rey de Esciro, y le ocultó con sus hijas durante 9 años, llamándose Pirra “la rubia”.
Pero Odiseo, disfrazado de mercader, llevó telas y joyas a los aposentos de las princesas. Entre ellas se escondían armas, cuidadosamente seleccionadas para atraer al joven. No se pudo resistir a la tentación y así se delató Aquiles.
En el décimo año de la Guerra de Troya se produjo la cólera de Aquiles, cantada por Homero en la Ilíada.
Su gran amigo Patroclo, ataviado con la armadura de Aquiles, sucumbe a manos de Héctor y Aquiles le venga matando a Héctor, pero se niega a entregar el cadáver a su padre y durante doce días arrastra el cuerpo de Héctor alrededor de Troya.
La muerte de Patroclo hizo volver al combate a Aquiles, sin este hecho los griegos hubieran perdido frente a los troyanos.
Los dioses, indignados por la falta de respeto de Aquiles hacia los muertos, hacen que Zeus le pida a Tetis que su hijo entregue el cadáver a su padre, el rey Príamo de Troya.
Finalmente, hay varias versiones sobre la muerte de Aquiles. Una se le atribuye a Paris, hermano de Héctor, que mata al héroe en el templo de Apolo. Otra cuenta que Aquiles seguía luchando a las puertas de Troya y el dios Apolo le ordenó retirarse pero, como no obedeció, el propio Apolo le dirigió una flecha al único punto vulnerable del cuerpo del héroe, el talón.

 

 

EL CABALLO DE TROYA, ATENEA Y ODISEO

Un engaño de Odiseo, inspirado por Atenea, hizo que los guerreros griegos entraran en Troya, escondidos en el interior de un caballo de madera.
La ciudad fue destruida por el fuego y sus habitantes hechos esclavos.

 

 

ODISEO (ULISES) Y PENÉLOPE

Odiseo, rey de Ítaca, se fingió loco para rehuir la Guerra de Troya, no por falta de valor, sino por el amor que sentía hacia su esposa Penélope, que acababa de darle un hijo.
Penélope era la única dueña de los bienes de Odiseo y pronto tuvo mucho pretendientes que pedían su mano. Como ella les rehusaba, se instalaron en el palacio de Ulises y trataron de vencer la resistencia de Penélope dejándola en la ruina.
La fiel Penélope ideó una estratagema. Les dijo que escogería entre uno de ellos cuando terminase de tejer. Pero el trabajo que hacía de día le deshacía por la noche.
La Odisea de Homero narra el azaroso regreso de Odiseo a Ítaca, que se prolonga durante 10 años, en los cuales su astucia e inteligencia fueron su salvación. A su llegada a Ítaca recupera el trono, a su esposa Penélope y a su hijo Telémaco.
Odiseo o Ulises es el héroe que destaca por su astucia e inteligencia.
Su esposa Penélope es el símbolo de la fidelidad e inteligencia.

 

 

ODISEO (ULISES) Y LA MAGA CIRCE

Cuando Odiseo llegó a la Isla de Ea, envió a la mitad de su tripulación en reconocimiento, al mando de Eurícolo. Descubrieron un inmenso palacio y entraron todos a excepción de Eurícolo que decidió ocultarse.
La maga Circe, dueña del palacio, les ofreció un suculento banquete. Después Circe tocó a los invitados con una varita y se trasformaron en diversos animales: cerdos, leones, perros, etc., cada uno según la tendencia de su carácter y naturaleza. Luego los empujó a los establos.
Eurícolo se apresuró a contar a Odiseo lo que había visto y éste resolvió ir personalmente a ver a Circe. Pero Hermes se le apareció y le dio una planta mágica “el moly” para no temer a las pócimas de Circe.
Ulises fue al palacio de Circe, pero mezcló el moly con el contenido de su copa. Cuando Circe le tocó con su varita, él, insensible al encantamiento, sacó su espada y amenazó con matarla. Ella le calmó y devolvió a los marineros a su primitiva forma.
Ulises pasó junto a ella un mes o un año de delicias y tuvo con Circe un hijo y una hija.

 

 

ODISEO (ULISES) Y LAS SIRENAS

Las sirenas son genios marinos, mitad pájaros y mitad mujer, que se mencionan por primera vez en la Odisea (pág. 91)
Atraían a los navegantes hasta la costa con su dulce canto y cuando se acercaban a ella la nave se rompía.
Odiseo, al regreso de Troya, quiere oír su canto y para ello ordena a sus compañeros que le aten fuertemente al mástil. Pero les manda que no le taponen los oídos. En cambio la tripulación debe tapárselos con cera. Con esta estrategia se libran del hechizo (pág. 124)
Esta imagen de Odiseo en el mástil será parangonada en la Edad Media con la de Cristo en la cruz.
 

HÉCTOR y ANDRÓMACA

Héctor es el héroe troyano, hijo del rey Príamo y Hécuba, que lucha por defender su ciudad y su familia.
La despedida de su esposa Andrómaca, el duelo con Aquiles y el ultraje de su cadáver ante los muros de Troya son los episodios más representados en el arte (pág. 125)
Antepone el honor y el deber a los afectos y es equiparado con personajes bíblicos como Josué o David.

 

HELENA Y PARIS

Paris estará protegido en la guerra por Afrodita, aunque al final muere por una herida de flecha.
Zeus se enamoró de Leda, esposa del rey Tindáreo. La noche que Zeus se unió a ella en forma de cisne, Leda se unió también a su marido. Los dos pares de gemelos que nacieron de esos encuentros amorosos son atribuidos del siguiente modo: Pólux y Helena a Zeus y Cástor y Clitemnestra a Tindáreo.
Otra leyenda dice que la única hija de Tindáreo será Clitemnestra, siendo los Dióscuros y Helena hijos de Zeus.
Agamenón y Menelao tuvieron que abandonar Micenas y se refugiaron en Esparta, junto a Tindáreo. Allí se casaron con sus dos hijas. Agamenón con Clitemnestra y Menelao con Helena.
Helena, hija de Zeus, era la mujer más belleza del mundo. Afrodita había prometido dársela a Paris si éste le confería el premio de la belleza.
Paris fue a Esparta y raptó a Helena. La mayoría de los autores dicen que Helena consintió el rapto, aunque otros la justifican diciendo que cedió a la fuerza.
Cuando se fue con Paris se llevó tesoros y esclavas, pero dejó a su única hija con Menelao, Hermíone de 9 años, en Esparta.
Helena es la mujer fatal cuya belleza provoca el drama bélico.
El pintor neoclásico David represento los amores de Paris y Helena en un ambiente enteramente clásico. (pág. 126)

 

 

ENEAS, HIJO DE AFRODITA

Eneas, hijo de Afrodita y Anquises, es el héroe troyano más destacado tras la muerte de Héctor.
Virgilio le eligió como el antecesor de Rómulo y Remo, conectando los orígenes de Roma con la divinidad.
Eneas abandonó la asediada Troya por orden de los dioses, portando sobre sus hombros a su anciano padre y a su hijo de la mano.
En Italia fundará un linaje mítico del que descenderá la familia Julia.
En el arte simboliza el noble caballero, la virtud y el amor filial, inmortalizado por Rafael en las Estancias Vaticanas. (pág. 127)



Archivo de sólo texto en pdf. Para descarga libre haz clic en el icono o clic aquí

Descarga directa -  acceso público


No necesitas registrarte


Para opciones de descarga desde Scribd es posible que tengas que registrarte o iniciar sesión con perfiles de facebook o twiter.
-
Todos los archivos los puedes ver en este enlace: http://es.scribd.com/Maitearte
-
V - MITOLOGÍA DE LOS HÉROES



Esta entrada forma parte del curso de Mitología Clásica que lo componen los siguientes enlaces:
































































































































































































No hay comentarios: