NOVEDADES






¡¡NUEVO!!


Mi trabajo de memoria de licenciatura que presente en 1984 lo he publicado en este enlace:

https://maitearte.wordpress.com/2017/05/02/memoria-de-licenciatura-sobre-la-iglesia-de-san-cayetano-de-madrid/







Próximos Viajes de Arte con Maite
ROMA

¡¡ÚLTIMAS PLAZAS!!

del 13 al 17 de Septiembre de 2017
--------------------------------
PLAZAS AGOTADAS
Milán y Lago de Como

Del 21 al 25 de Junio de 2017

--------------------------------

Asignación de plazas por orden de inscripción


Toda la información la podeis ver en:

http://maitearte.wordpress.com/

--------------------------





martes, 12 de abril de 2011

IV - DIVINIDADES MENORES



1.DIVINIDADES MENORES

Homero describe la jornada de los dioses como una continua fiesta. Son deleitados por la lira de Apolo y el dulce canto de las Musas. Ganímedes escancia el néctar en sus copas, etc.

LAS 9 MUSAS

Las Musas son las cantantes divinas, cuyos coros e himnos deleitan a Zeus y los demás dioses.
Son deidades del canto, la inspiración poética y la inteligencia.
Presidían el pensamiento en todas sus facetas: elocuencia, sabiduría, persuasión, etc. Ellas acompañaban a los reyes y les dictaban palabras convincentes para establecer la paz.
Desde la época clásica se impone la cifra de 9 Musas que aparecen solas o en compañía de Apolo
1 – Calíope – La poesía épica.
2 – Clío – La Historia.
3 – Polimnia – La pantomima.
4 – Euterpe – La flauta.
5 – Terpsícore – la poesía ligera y la danza.
6 – Erato – La lírica.
7 – Melpómene – La tragedia.
8 – Talía – La comedia.
9 – Urania – La astronomía.
Las Musas, a partir del Renacimiento, se convierten en encargos de reyes y aristócratas como tema decorativo. En el Museo del Prado encontramos las esculturas de las Musas.

 

 

LAS 3 CÁRITES - LAS 3 GRACIAS

Las Cárites, en latín las Gracias son divinidades de la belleza.
Son hijas de Zeus y Eurínome, hija de Océano, aunque otras versiones le atribuyen su maternidad a Hera.
Eran tres hermanas, llamadas Eufrósine, Talía y Áglae, que habitaban en el Olimpo.
Esparcen la alegría en la Naturaleza, en el corazón de los dioses y de los hombres y representan lo que la vida puede tener de agradable y amable.
Pertenecen al séquito de Apolo, el dios músico. Son compañeras de las Musas y a veces forman coro con ellas.
Hasta el siglo VI a.C. se las representa ataviadas con túnicas y ordenadas en procesión.
La iconografía más difundida las representa como tres jóvenes desnudas, cogidas por los hombros, situándose la central de espaldas y con la cabeza de perfil, motivo que aparece en los frescos pompeyanos (pág. 83).
Hay una interpretación alegórica de las Gracias. Lo que una hermana da, otra lo recibe, volviendo el beneficio a la tercera.
En el Renacimiento se dota a las Gracias de un simbolismo cristiano: Amor, Belleza y Castidad. Así aparecen vestidas con gasas y bailando cerca de Venus en La Primavera de Botticelli.
La Primavera de Botticelli (Florencia, Uffizi) es una alegoría del reino de Venus cantada por los poetas antiguos. A la derecha aparece Céfiro, viento del oeste, persiguiendo a Flora. A continuación la Primavera esparciendo sus flores por el mundo. Venus, en el centro, representa el Humanismo de los Médicis. Después las tres Gracias danzando y finalmente, Mercurio.

 

 

LAS 3 MOIRAS – LAS 3 PARCAS

Las 3 Moiras, hijas de Zeus y Temis, son la personificación del destino, de la suerte que le corresponde a cada uno en este mundo.
Todo ser humano tiene su Moira, parte de felicidad y parte de desgracia o tristeza en la vida.
La Moira es inflexible como el destino. Encarna una ley que ni los mismos dioses pueden transgredir sin poner en peligro el orden del universo. La Moira es la que impide a un dios socorrer a un héroe cuando le ha llegado “su hora”.
Se las representa como hilanderas que tejen el destino y limitan a su antojo la vida de los hombres. Regulan la vida desde el nacimiento hasta la muerte, con la ayuda de un hilo que la primera hilaba, la segunda enrollada y la tercera cortaba.
En Roma las Parcas son las divinidades del Destino, identificadas con las Moiras griegas. Son tres hermanas: una, preside el nacimiento; otra, el matrimonio, y la tercera, la muerte.

 

 

LAS TRES HORAS – LAS CUATRO ESTACIONES


Son hijas de Zeus y Temis, la Justicia, y hermanas de las Moiras, las Parcas romanas.
Son tres Horas: Disciplina, Justicia y Paz. Sin embargo los atenienses evocaban las ideas de brotar, crecer y fructificar.
Las Horas tienen un aspecto doble: como divinidades de la Naturaleza, presiden el ciclo de la vegetación. Pero como divinidades del orden, hijas de Temis, La Justicia, aseguran el equilibrio social.
Velan las puertas de la mansión divina del Olimpo y se les atribuye haber criado a Hera.
Formaban parte del séquito de Afrodita y Dioniso. (pág. 84)
Las tres Horas griegas pasan a ser las cuatro Estaciones romanas, y tienen una función benefactora.
Se las representa como mujeres jóvenes con atributos vegetales de temporada:
Primavera – Flores
Verano – Espigas de trigo y hoz
Otoño – Uvas
Invierno – Piezas de caza.
En Roma su temática sirvió para decorar mosaicos pavimentales y su simbolismo, como paso del tiempo, se utilizó en sarcófagos.
El Renacimiento asoció a cada Hora con una divinidad:
Venus – Primavera, donde pisaba crecían flores.
Ceres – Verano, las espigas de trigo y la hoz.
Baco – Otoño, las uvas.
Vulcano – Invierno, el fuego.
 

2 - DIVINIDADES CELESTES SECUNDARIAS

Las principales divinidades celestes son Helio, el Sol, Selene, la Luna y Eos, la Aurora.
HELIO, EL SOL - APOLO
Helio, personificación del Sol, se asoció con el tiempo con Apolo, dios de la Luz.
Es el ojo del mundo, el que todo lo ve, (Dios y el ojo de Horus). El revela a Hefesto el adulterio de Afrodita con Ares.
Se le representa como un joven con cabellos dorados, que recorre el cielo en su carro tirado por velocísimos corceles, por lo general una cuadriga (pág. 85)
Precedido del carro de Eos, la Aurora, cada día atraviesa el cielo hasta que al anochecer llega a su palacio de oro para volver a salir de madrugada.
El episodio más desafortunado vinculado a Helio es Faetón.
Faetonte o Faetón, hijo del Sol y Clímene, creció sin saber quién era su padre. Cuando se enteró que era hijo del Sol rogó a su padre que le dejase conducir su carro solar. Tras grandes dudas, el Sol consintió haciéndole muchas recomendaciones.
Faetón partió por el camino trazado en la bóveda celeste, pero pronto se apoderó de él un gran terror por la altura en que se hallaba. Descendió tanto que casi incendia la Tierra y después subió tanto que los astros se quejaron. Zeus, para evitar una conflagración universal, le fulminó. Sus hermanas, las Helíades, le lloraron tanto que fueron transformadas en álamos.
Circe también es hija del Sol. Es una maga que desempeña un papel fundamental en la Odisea y en la leyenda de los Argonautas.
 

SELENE, LA LUNA – ÁRTEMIS

Selene es la personificación de la Luna y se la asocia con Artemisa, que con el paso del tiempo acabará reemplazando a la diosa de la Luna.
Se la representa como una bella joven que recorre el cielo en su carro de plata tirado por dos caballos. Con frecuencia porta una antorcha en la mano y una media luna.
Entre sus amores es célebre el del bello pastor Endimión de quien tuvo 50 hijas. A petición suya, Zeus le sumió en un sueño eterno, que le hiciera permanecer joven, en el que Selene le amaba todas las noches.
Endimión, inmortal y eternamente joven, se equipara en el arte paleocristiano con el profeta Jonás en una nueva iconografía alusiva a la inmortalidad del alma. Jonás estuvo tres días en el vientre de la ballena, pero su fe y sus oraciones hicieron que el animal le expulsara intacto.
 

HÉCATE, LUNA EN SU FASE INVISIBLE


Representa a la Luna en su fase invisible, suponiéndose que estaba en los Infiernos.
Su llegada se anuncia a través de los ladridos de sus infernales perros.
La iconografía muestra a Hécate triformis, al representarse desde el siglo V a.C. una escultura de tres mujeres que juntan las espaldas y sujetan unas antorchas. (pág. 86)

 

 

EOS, LA AURORA

Es hermana de Helio y Selene y personifica la Aurora latina.
Precede a Helio en su carro para ahuyentar la oscuridad de la noche.
Es representada como una mujer joven, envuelta en un fino manto, alada, a partir de la época clásica y conduciendo un carro.
Homero la llama la de los rosados dedos, que abren las puertas del cielo al Sol.
Engendró los vientos Céfiro, Bóreas y Noto.
Tuvo amores con Ares y por ello Afrodita la castigó a estar eternamente enamorada.
Su hijo predilecto fue Memnón, que murió ante las murallas de Troya luchando contra Aquiles. Su iconografía, portando el cuerpo de su querido hijo muerto, evoca el tema de la piedad en el arte cristiano. (pág. 87)
Las gotas de rocío de la mañana son las lágrimas de la diosa.
En las tumbas florentinas de Juliano y Lorenzo de Médicis, Miguel Ángel representó el Día y la Noche y el Crepúsculo y la Aurora.
En el Barroco se representó el Triunfo de Aurora, como decoración apoteósica de los techos palaciegos.
En el arte contemporáneo Rodin y Matisse esculpirán la imagen de la diosa.
 

LOS PLANETAS


El planeta Venus fue el único en atraer la atención de los griegos, porque se ve diferente al amanecer y al ocaso.
El zodiaco está dividido en doce secciones:
1- Aries, el carnero del vellocino de oro.
2- Tauro, el toro que raptó a Europa.
3- Géminis, los gemelos Cástor y Pólux.
4- Cáncer, el cangrejo que Hera lanzó contra Heracles. cuando luchaba contra la Hidra de Lerma.
5- Leo, el león de Nemea.
6- Virgo, Erígone o Astrea que huyó espantada de los crímenes de los hombres.
7- Libra, la balanza símbolo de equidad que está al lado de Astrea.
8- Escorpio, el escorpión que mató a Orión por orden de Ártemis.
9- Sagitario, el centauro Quirón recompensado por sus virtudes.
10- Capricornio, la famosa cabra Amaltea que crió a Zeus.
11– Acuario, la figura masculina de Acuario de atribución incierta.
12 - Piscis, los doce peces, efímera metamorfosis de Afrodita en la lucha de los Olímpicos contra los Gigantes.
 

LOS VIENTOS

Eolo era considerado el dios o rey de los vientos, apareciendo por primera vez en la Odisea.
Eolo tenía el poder de excitar o calmar los vientos.
Los cuatro vientos que cita Homero son: Bóreas, Noto, Euro y Céfiro. En Atenas se les dedicó la Torre de los Vientos, un edificio en el que cada cara simbolizaba un viento.
Bóreas, dios del frío viento invernal, se representaba como un hombre barbado con túnica y alas.
Su iconografía más difundida es el Rapto de Oritía, Hija de Erecteo, rey de Atenas, a quien se llevó consigo a Tracia tras negarle ésta sus favores (pág. 88)
 
 

3 -LAS DIVINIDADES DE LAS AGUAS MARINAS


1 – NEREO

Nereo, hijo de Gea y Ponto, es una divinidad de las fuerzas del mundo que existían antes de los dioses Olímpicos.
Nereo, el Viejo del Mar, tiene el don de metamorfosearse en toda clase de animales y seres.
Es un dios bienhechor y benévolo para los marinos.
Se le representa barbudo, cabalgando un tritón y armado con un tridente.
 

2 - LAS NEREIDAS

Las Nereidas son divinidades marinas hijas de Nereo y Dóride, y nietas de Océano. Como todas las divinidades marinas tienen el don de transformarse.
Las Nereidas personifican las olas del mar. Generalmente son 50, pero a veces su número se eleva a 100.
Las Nereidas más destacadas son: Tetis, madre de Aquiles, Anfitrite, esposa de Posidón, Oritía y Galatea.
Galatea juega un papel primordial en las leyendas populares de Sicilia. Es la doncella blanca del mar en calma, amada por el Cíclope Polifemo, pero ella no le corresponde porque está enamorada de Acis, hijo del dios Pan.
Las Nereidas vivían en el fondo del mar, en el palacio de su padre, sentadas en tronos de oro.
Eran bellísimas y pasaban el tiempo cantando y tejiendo.
Los poetas se las imaginaban meciéndose en las olas, con los cabellos al viento, nadando entre tritones y delfines.
 

LA NEREIDA TETIS Y SU HIJO AQUILES

La nereida Tetis fue criada por Hera, de igual forma que ella había sido criada por la titánide Tetis, hija de Gea y Urano.
Tetis recogió y cuidó a Hefesto, que cayó en el Océano, al ser arrojado desde el Olimpo.
Zeus y Posidón quisieron conquistar a la bella Tetis, pero el oráculo de Temis reveló que el hijo que naciera de ella sería más poderoso que su padre. Los dos grandes dioses no insistieron y se la cedieron a un mortal.
El centauro Quirón se apresuró en aconsejar a su protegido Peleo, rey de Ptía (Tesalia), que aprovechase esta ocasión para casarse con una divinidad.
La diosa Discordia, enojada por no ser invitada a la boda de Tetis y Peleo, se vengó lanzando una manzana de oro para la diosa más bella. Hera, Atenea y Afrodita se la disputaron y Zeus decidió que el tema se resolviese con el Juicio de Paris.
Él se decantó por Afrodita y ella le hizo enamorarse de la mujer más bella, Helena, esposa del rey de Esparta Menelao. Paris raptó a Helena y se la llevó a Troya, dando origen a la famosa Guerra de Troya.
Del matrimonio de Tetis y Peleo nació el famoso Aquiles.
Tetis baño a Aquiles en las aguas del río Éstige, el río infernal, para hacerle invulnerable. Sin embargo, el talón por el que sostenía al niño no fue tocado por el agua milagrosa y era su única zona vulnerable.
Cuando el adivino Calcante anunció que Troya no podría ser tomada sin Aquiles, Tetis, que sabía que Aquiles estaba destinado a morir ante la ciudad, le llevó junto a Licomedes, rey de Esciro, y le ocultó con sus hijas durante 9 años llamándose Pirra “la rubia”.
Pero Aquiles fue descubierto por Odiseo, que se presentó en la corte disfrazado de mercader. Las mujeres eligieron telas y joyas, pero Aquiles escogió las armas que estaban disimuladas entre ellas, no pudiendo así escapar a su destino.
Tetis le entregó a Aquiles la armadura divina que Hefesto le ofreció a Peleo como regalo de bodas. Añadió a ella los 2 caballos inmortales, que Posidón les obsequió en la boda y que después reaparecerán en el carro de Aquiles.
La Ilíada manifiesta la cólera de Aquiles en el décimo año de la Guerra de Troya.
Su gran amigo Patroclo sucumbe a manos de Héctor y Aquiles le venga matando a Héctor, pero se niega a entregar el cadáver a su padre y durante doce días arrastra el cuerpo de Héctor alrededor de Troya.
Los dioses, indignados por la falta de respeto de Aquiles hacia los muertos, hacen que Zeus le pida a Tetis que su hijo entregue el cadáver a su padre, el rey Príamo de Troya.
Finalmente, hay varias versiones sobre la muerte de Aquiles. Una se le atribuye a Paris, que mata al héroe en el templo de Apolo. Otra cuenta que Aquiles seguía luchando a las puertas de Troya y el dios Apolo le ordenó retirarse, pero como no obedeció el propio Apolo le dirigió una flecha al único punto vulnerable del cuerpo del héroe, el talón.

 

 

3 - LAS SIRENAS

Las sirenas son genios marinos, mitad pájaros y mitad mujer, que se mencionan por primera vez en la Odisea (pág. 91)
Atraían a los navegantes hasta la costa con su dulce canto y cuando se acercaban a ella la nave se rompía.
Odiseo, al regreso de Troya, quiere oír su canto y para ello ordena a sus compañeros que le aten fuertemente al mástil. Pero les manda que no le taponen los oídos, como deben hacer ellos. Con esta estrategia se libran del hechizo (pág. 124)
Orfeo cantó tan melodiosamente cuando el Argos pasó cerca de ellas que los Argonautas no sintieron la necesidad de acercarse a la costa.
Su mítica belleza y cola de pez son derivaciones posteriores.
 

4 - DIVINIDADES DE AGUA DULCE

 

1 - LOS RÍOS

Según Hesíodo son hijos de Océano y Tetis.
Eran poderes benéficos, creadores y purificadores.
El Nilo era considerado un rey que había fertilizado Egipto. Se le representa como un hombre recostado y rodeado de símbolos de fertilidad como 16 niños y la cornucopia (pág.92)
La cornucopia o el cuerno de la abundancia es el símbolo de la prosperidad y fertilidad. Amaltea fue la nodriza que crió a Zeus con la leche de una cabra. Un día Zeus jugando quebró un cuerno del animal y se le regaló a Amaltea, prometiéndole que el cuerno se llenaría milagrosamente de todos los frutos que ella deseara.

 

 

2 - LAS NINFAS

Eran los espíritus que poblaban los campos, los bosques y los lagos. Son muy longevas pero mortales.
Son hijas de Zeus que personifican la fecundidad y la belleza.
Habitaban en grutas y formaban parte del séquito de Ártemis.
Eco es el nombre de una ninfa de los bosques que se consumió por su amor hacia Narciso.
Al nacer el niño un adivino dijo que viviría muchos años si no se contemplaba a sí mismo.
Narciso era un hermoso joven que despreciaba el amor. Era objeto de la pasión de numerosas doncellas y ninfas, pero siempre permanecía impasible.
La ninfa Eco se enamoró de él. Desesperada ante su negativa se retiró a un lugar solitario, donde adelgazó tanto, que de su persona sólo quedó una voz lastimera. Esta es leyenda del eco que repite las últimas sílabas de las palabras que se pronuncian.
Las jóvenes despechadas piden venganza a los dioses. Némesis las escucha y un día muy caluroso Narciso se inclina sobre una fuente para beber. Allí ve la imagen de su bello rostro y se enamora de él en el acto. Insensible al resto del mundo, se deja morir inclinado sobre su propia imagen.
En el lugar de su muerte brotó una flor, a la que se dio su nombre: el narciso.
Las Náyades son las ninfas del agua: manantiales, fuentes, etc. Todas las fuentes célebres tienen su náyade, que cuenta con un nombre y una leyenda propia.
Con frecuencia las náyades pasaban por tener virtudes curativas, así los enfermos bebían agua de las fuentes que les estaban consagradas.
En cambio el baño se consideraba sacrílego y el que afrontara este riesgo se exponía a su cólera, que se manifestaba en alguna enfermedad misteriosa. En Roma, Nerón, al bañarse en la fuente de Marcia fue atacado por unas fiebres y una especie de parálisis que le duró varios días.
 

5 - DIVINIDADES DE LA TIERRA

 

1 - PAN (FAUNO). DIOS DE LOS PASTORES

Pan es el dios de los pastores y los rebaños.
Era la divinidad más importante del cortejo de Dioniso. Habitaba con las ninfas a las que espiaba y perseguía.
Su torso es de hombre y su parte inferior de macho cabrío con pezuñas. Posee 2 cuernos en la frente y un rostro muy arrugado con barba.
Su atributo es la siringa, flauta formada por una serie de cinco a siete pequeños tubos de desigual tamaño unidos en paralelo y ordenados de mayor a menor.
Pan es una divinidad griega que se acabo identificando con el dios romano Fauno por la similitud de su atributos.
Dafnis es un semidiós siciliano hijo de Hermes y de una ninfa. Nació en un bosque de laureles, de ahí su nombre. Pan le instruyó en el arte de la Música. Mientras pacían sus bueyes, Dafnis tocaba la siringa y cantaba canciones bucólicas, género inventado por él (pág. 93).
Dafnis poseía una extraordinaria belleza y fue amado por muchas ninfas y mujeres. Pero murió en plena juventud.
Dafnis prometió fidelidad eterna a la ninfa que amaba, Nomia, la Pastora. Pero la hija del rey de Sicilia se las ingenió para embriagarle y unirse a él. Nomia, presa de la cólera, le privó de la vista. Dafnis ciego cantaba canciones tristes y en su dolor se arrojó desde lo alto de una peña.

 

 

2 - SILENO Y EL REY MIDAS

Sileno es un nombre genérico que se da a los sátiros llegados a la vejez.
Es también el nombre de un personaje que pasaba por haber educado a Dioniso.
Se le consideraba hijo de Pan o de Hermes y de una ninfa.
Sileno era muy feo. Tenía la nariz muy chata y una enorme barriga (pág. 94)
Se le solía representar cabalgando un asno sobre el cual se sostenía a duras penas por estar borracho.
Sileno tenía gran sabiduría, pero sólo la revelaba por la fuerza, como sucedió con el rey Midas.
Ovidio en sus Metamorfosis cuenta que Sileno, extraviado, porque se había dormido lejos del cortejo de Dioniso, fue encadenado por unos campesinos y conducido a la corte del rey Midas.
El rey le reconoció y le recibió con grandes honores. Sileno en agradecimiento le ofreció realizar el deseo que formulase. Midas pidió que todo lo que tocase se convirtiese en oro.
Pero el pan y el vino se convertían en oro, así que Midas suplicó a Dioniso que le retirase este pernicioso don. Dioniso le dijo que se lavara en la fuente de Pactolo. Así Midas quedó libre del don y las aguas de la fuente se llenaron de pajuelas de oro.

 

3 - PRÍAPO, LA VIRILIDAD


Príapo, hijo de Afrodita y Dioniso, tenía como misión guardar las viñas y los jardines.
Los romanos colocaban estatuas de Príapo en sus jardines para garantizar sus cosechas.
Tenía la virtud de desviar “el mal de ojo” y anular el maleficio de los envidiosos que trataban de perjudicar las cosechas.
Según otras versiones es hijo de Zeus y Afrodita. El dios se enamoró de la bella Afrodita y se unió a ella. La celosa Hera, temerosa de que el niño sacara la belleza de su madre y el poder de su padre, tocó el vientre de Afrodita, de modo que el niño nació deforme.
Al nacer, Príapo tenía un miembro viril enorme y desmesurado. Afrodita temió las burlas y le abandonó en el monte. Allí le descubrieron unos pastores que le criaron y le rindieron culto a la virilidad, convirtiéndole en un dios rústico.
En los frescos de Pompeya encontramos una pintura de Príapo, subiéndose la túnica para exhibir su enorme miembro, símbolo de la fecundidad, que se dispone a pesar en una balanza (pág. 94).
Pablo Ruíz Picasso le dedicó una escultura a este singular personaje de la Mitología.

 

 

4 - LOS SÁTIROS, LA LUJURIA

Los sátiros, llamados también silenos, son genios de la Naturaleza incorporados al séquito de Dioniso y Pan.
Eran imaginados bailando en el campo, bebiendo con Dioniso y persiguiendo a las ninfas y a las ménades.
Las ménades “mujeres posesas” son las bacantes divinas que siguen a Dioniso. Se las representa desnudas o con velos ligeros. Llevan coronas de hiedra y a veces tocan la doble flauta, entregándose a danzas apasionadas. Las ménades personifican los espíritus orgiásticos de la naturaleza.
Los sátiros suelen representarse con torso de hombre, pero con las orejas puntiagudas y la parte inferior de macho cabrío. Una larga cola semejante a la de los caballos y un miembro viril perpetuamente erecto, indicio de su gran apetito sexual. Con el tiempo los miembros inferiores también se convierten en humanos y sólo queda la cola como testimonio de su antigua forma (pág. 95)
Con el tiempo los sátiros se asimilaron al lado salvaje de la naturaleza y a la lujuria, sirviendo de pretexto a los pintores para representar escenas eróticas con desnudos femeninos.
Antíope, de extraordinaria belleza, fue amada por Zeus, que se unió a ella en forma de sátiro. Tuvo del dios gemelos (pág. 96)
El sátiro más famoso es Marsias que osó desafiar al dios Apolo y eso le costó la terrible tortura de ser desollado vivo.
 


Archivo de sólo texto en pdf. Para descarga libre haz clic en el icono o clic aquí

Descarga directa -  acceso público


No necesitas registrarte


Para opciones de descarga desde Scribd es posible que tengas que registrarte o iniciar sesión con perfiles de facebook o twiter.
-
Todos los archivos los puedes ver en este enlace: http://es.scribd.com/Maitearte
-
IV - DIVINIDADES MENORES



Esta entrada forma parte del curso de Mitología Clásica que lo componen los siguientes enlaces:































































































































































































No hay comentarios: