NOVEDADES






¡¡NUEVO!!


Mi trabajo de memoria de licenciatura que presente en 1984 lo he publicado en este enlace:

https://maitearte.wordpress.com/2017/05/02/memoria-de-licenciatura-sobre-la-iglesia-de-san-cayetano-de-madrid/







Próximos Viajes de Arte con Maite
ROMA

¡¡ÚLTIMAS PLAZAS!!

del 13 al 17 de Septiembre de 2017
--------------------------------
PLAZAS AGOTADAS
Milán y Lago de Como

Del 21 al 25 de Junio de 2017

--------------------------------

Asignación de plazas por orden de inscripción


Toda la información la podeis ver en:

http://maitearte.wordpress.com/

--------------------------





martes, 12 de abril de 2011

III-DIOSES-OLIMPICOS

TEMA 3: GENEALOGÍA DIVINA


LOS DIOSES OLÍMPICOS


Los griegos dotaron a sus dioses de lo que deseaban para si en grado sumo: inmortalidad, juventud, belleza y fuerza.
La Teogonía de Hesíodo nos ofrece el árbol genealógico de las divinidades del Olimpo.

 

 

1 – ZEUS (JÚPITER ROMANO). DIOS DEL CIELO

Es el más poderoso del Panteón griego, el Padre de los dioses y de los hombres.
Es el dios del cielo, del rayo, el relámpago y el trueno.
Es el guardián del orden social. Es el árbitro y dirige el universo.
Zeus era hijo de Crono y Rea, pero su madre dio a luz en secreto en Creta para salvarle de ser devorado por su padre. Dejó a Zeus al cuidado de las ninfas y según la tradición fue amamantado por la ninfa Amaltea, que colgó al niño de un árbol para que Crono no le encontrase ni en el cielo, ni en la tierra, ni en el mar. Para los antiguos Amaltea es la cabra con la que se amamantó a Zeus y con cuya piel fabricará más tarde su escudo el dios, o la ninfa.
Tuvo numerosos amores con otras divinidades y con mortales, lo que despertó la cólera de Hera, que perseguía a las amantes de su esposo y a sus hijos, ya que no se atrevía a oponerse a él, porque las mujeres eran simples posesiones en la antigua Grecia.
Sus incontables aventuras amorosas son las que han despertado la imaginación de los artistas. Se transformó en cisne para seducir a Leda como plasmaron distintos pintores entre ellos Cézanne, Filadelfia, Fundación Barnes (pág. 63).
Según se relata en Las Metamorfosis de Ovidio, Júpiter, enamorado de la princesa Europa, se convierte en un toro blanco con el fin de raptarla. Se acerca a la playa donde ella jugaba con sus compañeras para atraerla y llevarla mar adentro hacia Creta. El Cupido sobre un delfín, alude a la impaciencia del Amor, mientras los dos amorcillos que los acompañan con el arco y las flechas anuncian el éxito del dios en la seducción.
Esta obra fue copiada por Rubens del original que había hecho Tiziano para Felipe II y que se encontraba en Madrid en 1628, cuando su segunda visita a España. A diferencia de otras copias, Rubens es muy fiel al original. El Tiziano está en el Isabella Stewart Gardner Museum de Boston y la obra de Rubens en el Museo del Prado (pág. 153)
Tiziano pintó para Felipe II a una sensual Dánae, que recostada en su lecho espera ser poseída por Zeus en forma de lluvia de oro, fruto de cuya unión nacerá el héroe Perseo (pág. 144). Esta obra también se encuentra en el Museo del Prado.
El poderoso Zeus se metamorfoseó en fenómeno atmosférico para envolver como una nube a la doncella Ío, Correggio, Museo de Viena (pág. 63).
Ío era una doncella de Argos, sacerdotisa de Hera, que fue amada por Zeus. Cuando Hera sospechó la aventura de su esposo, Zeus la transformó en una maravillosa ternera blanca y juró a Hera que jamás la había amado. Hera exigió que se la ofreciera como presente y la confió a la custodia de Argo o Argos de los Cien Ojos.
También amó al joven Ganímedes, al que raptó transformado en águila y al que trasladó al Olimpo para que se convirtiera en copero de los dioses. Según otras versiones le encarga esta misión a su ave favorita y la más poderosa, el águila real.
Ganímedes es un joven héroe perteneciente a la estirpe real de Troya. Era el más hermoso de los mortales y Zeus le raptó cuando guardaba los rebaños en las montañas que rodeaban Troya. En el Olimpo escanciaba el néctar en la copa de Zeus.
La iconografía presenta a Zeus como un guerrero desnudo y barbado que lanza o porta el rayo.
Su segundo tipo iconográfico es el de Zeus entronizado como garante de justicia y orden. Zeus como juez y árbitro supremo.
La obra más famosa fue la escultura crisoelefantina (de oro y marfil) que hizo Fidias para el templo de Zeus en Olimpia, sólo conocida por la numismática en la actualidad.
Representa al rey de los dioses con el torso desnudo y un manto sobre las piernas. Sentado en su trono y sosteniendo en una mano el cetro, vara de oro o piedras preciosas, coronada por un águila. El águila impera entre las aves, fue el emblema del Imperio romano, del emperador Carlos V, etc. En la otra mano sostiene una Niké o victoria alada, símbolo de triunfo.

 

 

2 – HERA (JUNO ROMANA). DIOSA DEL MATRIMONIO

Es la hermana y esposa de Zeus, igual que sucedía en Egipto con Isis y Osiris, y será la reina del Olimpo.
Como hija mayor de Crono y Rea pertenece a la segunda generación divina y es la más poderosa de las diosas del Olimpo.
Zeus tomó la apariencia de un cuclillo, ave menor que una tórtola, para seducirla y se unió a ella cuando ésta le colocó sobre su regazo para preservarlo de la lluvia.
Es la protectora de las mujeres casadas, de la maternidad y del matrimonio, a pesar de sufrir las innumerables infidelidades de su esposo Zeus.
En Roma Júpiter, Juno y Minerva formarán la Triada Capitolina.
Los cuatro hijos de Zeus y Hera fueron: Hefesto, Ares, Ilitía y Hebe.
Su iconografía más habitual es la de una majestuosa matrona con cetro, vara de oro o piedras preciosas, que porta sobre su cabeza corona o diadema.
Sus atributos son el cuclillo, el león, la granada, símbolo de fertilidad y muerte, y el pavo real que suele tirar de su carro.
Argo, el de los Cien Ojos, recibió de Hera el encargo de vigilar a la ternera Ío. La ató a un olivo que crecía en un bosque sagrado de Micenas y gracias a sus múltiples ojos podía vigilarla, porque siempre tenía igual número de ojos abiertos que cerrados. Pero Hermes recibió de Zeus el encargo de liberar a su amante Ío. Según unas versiones Hermes mató a Argo de una pedrada disparada de lejos y según otras le adormeció en un sueño mágico con su flauta. Hermes mató a Argo y Hera para inmortalizar a su fiel servidor trasladó sus ojos al plumaje del ave que le estaba confiada: el pavo real.
Hera dirigió su cólera contra Leto, impidiendo que diera a luz a los gemelos Apolo y Artemisa.
También desató su ira contra Heracles, hijo de Zeus y Alcmena. Zeus aprovechó la ausencia de Anfitrión, el esposo de Alcmena para tomar su aspecto y engañar a su esposa engendrando a Heracles en una larga noche, prolongada por orden suya.
Son infrecuentes las representaciones de su matrimonio sagrado con Zeus. Tenemos un ejemplo en la metopa del Templo de Selinonte, actualmente conservada en el Museo Arqueológico de Palermo (pág. 65).
Finalmente, Hera es representada, junto a Atenea y Afrodita, como contrincante en el Juicio de Paris por numerosos pintores.

 

 

3 – ATENEA (MINERVA ROMANA). DIOSA DE LA SABIDURIA

Es una de las diosas más importantes del panteón griego.
Es hija de Zeus y Metis, ya que ésta estaba a punto de dar a luz a su hija cuando Zeus se la tragó. En el momento previsto para el alumbramiento Hefesto dará un hachazo en la cabeza de Zeus y Atenea nacerá como una Diosa adulta, vestida y guerrera.
Nace completamente armada, ya que en su nacimiento llevaba un casco con grifos, animales fabulosos con la parte superior del cuerpo de águila y la inferior de león, símbolo de su poder, con una lanza, la égida o coraza de piel de cabra protegiendo su pecho y el escudo.
Había tres Gorgonas, dos inmortales y una mortal. Generalmente se da el nombre de Gorgona a Medusa, la Gorgona mortal, considerándola la Gorgona por excelencia. Su cabeza estaba rodeada de serpientes, tenía grandes colmillos como un jabalí, manos de bronce y alas de oro que le permitían volar. Su mirada era tan penetrante que quien la sufría quedaba convertido en piedra. Constituía horror y espanto para mortales e inmortales. Sólo Poseidón tuvo valor de unirse a ella y dejarla embarazada.
Perseo, tras numerosas aventuras, encontró la guarida de los monstruos y consiguió cortar la cabeza de Medusa, elevándose en el aire gracias a las sandalias aladas que le proporcionó Hermes. Para no mirarla, utilizó como espejo su pulimentado escudo y la mató mientras dormía para mayor seguridad. Del cuello cercenado de Medusa salió Pegaso, el caballo alado, engendrado por Poseidón.
Atenea se sirvió de la cabeza de Medusa colocándola en su escudo o según otras versiones en el centro de su égida. De este modo sus enemigos quedaban convertidos en piedra con sólo mirar a la diosa.
Con Zeus luchó contra los Gigantes y en la Guerra de Troya ayudó a los griegos, ofendida porque el troyano Paris eligió a Afrodita como la diosa más bella. Fue la inspiradora del caballo de madera con el que lograron la victoria final los griegos al poder introducirse en Toya y destruir la ciudad.
Atenea o Palas Atenea es una diosa belicosa, pero encarna la guerra justa en protección y defensa de la ciudad, a diferencia de Ares que simboliza la guerra primitiva y salvaje.
Nacida de la cabeza de Zeus es su hija favorita y la diosa de la sabiduría y de la razón. Este acontecimiento se narra en el frontón oriental del Partenón y en Madrid podemos verlo en el relieve del pozo de la Moncloa, en el Museo Arqueológico.
Los 12 dioses del Olimpo la convirtieron en la patrona de Atenas y en el frontón occidental del Partenón se plasma como rivalizó con Poseidón para que se la reconociese como diosa de la ciudad. Atenea hizo brotar el olivo y fue el regalo que ofreció al Ática para que su pueblo la reconociese como soberana, de hecho el Ática está plagado de olivos. Poseidón con su tridente hizo surgir una fuente de agua salada.
Aracne tenía gran reputación en el arte de tejer y bordar. Sus tapicerías eran tan bellas que las ninfas acudían a admirarlas. Su habilidad le valió la fama de ser discípula de Atenea, la diosa de las hilanderas y bordadoras.
Pero la soberbia Aracne no quería deber su talento a nadie y desafió a la diosa, la cual aceptó el reto. Atenea representó en un tapiz a los doce dioses del Olimpo en toda su majestad y, para advertir a su rival, añadió en las 4 esquinas episodios que mostraban la derrota de los mortales que osaban desafiar a los dioses. Aracne plasmó los amores de los olímpicos que no redundan en su honor: Zeus y Europa, Zeus y Dánae, etc.
Su labor es perfecta, pero Atenea, sintiéndose airada la rompe y da un golpe con la lanzadera a su rival. Aracne, ultrajada y desesperada, se ahorca, pero Atenea no deja que muera y la transforma en araña, que seguirá hilando y tejiendo en el extremo del hilo eternamente. Diego Velázquez plasmó esta rivalidad en su maravillosa pintura “La Fábula de Aracne o las Hilanderas”, Madrid, Museo del Prado.
Suele representarse a la diosa vestida con el característico peplo, túnica ateniense sin mangas, que en la fiesta de las Panateneas las doncellas de la ciudad le ofrecían a la diosa, y armada con casco, lanza, égida o coraza y escudo.
Sus mayores virtudes son la sabiduría y la virginidad. A partir del Renacimiento se la representa como alegoría de las artes y las ciencias y como encarnación de la virtud.
Fidias, en el siglo V a.C., estableció la iconografía de Atenea con tres esculturas, que actualmente sólo conocemos por copias romanas:
1- Atenea Parthenos (virgen), colosal estatua crisoelefantina, labrada en oro y marfil, que porta la Niké (victoria) en la mano y que realizó para la naos del Partenón (pág. 67).
2- Atenea Promachos en actitud de combate. Era una escultura en bronce de 15 metros que estaba ubicada en el extremo de la Acrópolis de Atenas y que servía de referencia a los barcos que llegaban a la ciudad.
3- Atenea Lemnia es una escultura en bronce que representa a la diosa pensativa y pacífica, sin casco ni lanza. Una cinta ciñe el cabello de la diosa dándole una serena y gran belleza. Está considerada la mejor representación de la diosa Atenea.

 

 

4- POSIDÓN (NEPTUNO ROMANO). DIOS DEL MAR



Es el dios del mar, hermano de Zeus, al que ayudó en su lucha contra los Titanes.
Posidón participó junto con Apolo en la construcción de las murallas de Troya, pero el rey Laomedonte le negó el salario convenido y Posidón para vengarse suscitó un monstruo que salió del fondo del mar y que asoló los pueblos troyanos.
Por este motivo el dios ayudó a los griegos en la Guerra de Troya, aunque salvó a Eneas, el hijo de Afrodita, de morir a manos de Aquiles.
Su esposa era Anfitrite, madre de su hijo varón Tritón, aunque también tuvo hijos con diosas, ninfas y mujeres.
Posidón era el dios colérico soberano del mar. Se le representa como un hombre desnudo, maduro y barbado que nos recuerda a la iconografía de Zeus, aunque le diferencia su atributo: el tridente.
Se le suele representar en su carro tirado por veloces caballos o hipocampos y rodeado de seres marinos como tritones, nereidas o delfines. Por lo que su representación es muy apropiada para fuentes monumentales como la de Neptuno en Madrid y para estanques como en Versalles.
Los tritones forman parte del cortejo de Posidón y tienen torso de hombre y su parte inferior es la de un pez. Generalmente se les representa soplando en conchas.
Las nereidas son divinidades marinas, hijas de Nereo y nietas de Océano, que personifican las innumerables olas del mar. Generalmente son 50, pero su número se puede elevar a 100.
El hipocampo es el caballito de mar, que aparece en los poemas homéricos como símbolo de Poseidón, cuyo carro era tirado sobre la superficie del mar por veloces caballos.

 

 

5 – HADES (PLUTÓN LATINO). DIOS DE LOS INFIERNOS


A Hades, cuyo nombre significa el invisible, era raramente mencionado por temor a su cólera. Normalmente se le llamaba Plutón, el Rico, aludiendo a las riquezas inagotables de la tierra, tanto las de la tierra cultivada como las de las minas que encierra. Esto explica que frecuentemente se le representara sosteniendo el cuerno de la abundancia, símbolo de riqueza.
En el reparto del Universo con sus hermanos Zeus y Posidón, le correspondió el mundo subterráneo, el mundo de ultratumba.
En los Infiernos Hades reina sobre los muertos. Es un dios despiadado que no permite a ninguno de sus súbditos volver a la tierra. Allí está asistido por demonios y genios como Caronte.
Caronte es el barquero, genio del mundo infernal, que tiene como misión pasar las almas a través de los pantanos hasta la orilla opuesta del río de los muertos. Éstos tienen que pagar el servicio, de ahí la costumbre de introducir una moneda en la boca del cadáver en el momento de enterrarlo.
Las puertas de los Infiernos están custodiadas por el terrible can Cerbero. El perro de Hades era el que impedía la entrada y, sobre todo, la salida del Infierno. Era un monstruo de tres cabezas que estaba encadenado ante la puerta del Infierno y aterrorizaba a las almas que entraban.
Los muertos eran juzgados en el reino de Hades. Según Virgilio los espíritus de los justos eran enviados a los Campos Elíseos, mientras que los malhechores moraban en el Tártaro.
Los Cíclopes le regalaron un yelmo o casco con el que lograba hacerse invisible. Con él consiguió desarmar a su padre, Crono, mientras Zeus le derribaba con su rayo.
La iconografía representa a Hades como un hombre barbado, sentado en su trono o subido en un carro de oro. Sus atributos son el yelmo, el cetro, la granada y el cuerno de la abundancia, símbolo de la riqueza de los metales de la tierra. Se diferencia de la iconografía de Zeus y Posidón por la presencia del can Cerbero.
En sus territorios reina con Perséfone, la Proserpina romana, hija de su hermana Deméter, a la que raptó mientras cogía flores con unas ninfas en Sicilia, ya que Zeus, su padre, no había permitido su matrimonio con Hades, porque no quería que la joven se pasara la vida encerrada en los Infiernos.
Pero Hades, enamorado de la su joven sobrina, decidió llevar a cabo el famoso rapto de Perséfone. Su madre la buscó por todas partes, olvidando el cuidado de flores y plantas. Cuando descubrió su paradero no pudo conseguir que volviera con ella al mundo superior porque Hades le había hecho comer un grano de granada, lo que la vinculaba para siempre al Infierno.
El tema más difundido en el arte es el rapto de Perséfone, la Proserpina romana, del mundo de los vivos como plasmó magistralmente Gian Lorenzo Bernini en el conjunto escultórico de la Galería Borghese de Roma (pág. 69).
Finalmente Zeus, para mitigar la pena de Deméter dispuso que Perséfone distribuyese su tiempo entre el mundo subterráneo y el terrestre, aunque la proporción varía, dependiendo de los autores, entre un tercio y la mitad del año.

 

 

6 – ARES (MARTE ROMANO). DIOS DE LA GUERRA

Ares es hijo de Zeus y Hera y pertenece a la segunda generación de dioses olímpicos.
Es el dios de la guerra en su aspecto más cruel y devastador, sembrando la muerte, a diferencia de Atenea.
Su espíritu agresivo hace que no sea un dios querido y que se le represente poco en el arte helénico, aunque tenemos algunos ejemplos como la copia romana del Ares Ludovisi de Lisipo, siglo IV a. C., teórico del arte griego que establece el canon de 8 cabezas y que le representa sentado en su carro de combate y sujetando su espada con aire pensativo (pág. 70).
Su carácter bélico encajó mejor en Roma, donde se le rindió mayor culto y se le consideró el padre de los fundadores de la ciudad Rómulo y Remo.
Habitaba en Tracia, país semisalvaje y de clima rudo, como sus hijas las Amazonas.
Según Homero era alto, fuerte, ágil y el más veloz de los dioses. La iconografía le representa como un joven imberbe y desnudo.
La leyenda atribuye a Ares muchas aventuras amorosas, siendo las más famosas las que mantuvo clandestinamente con Afrodita, aunque también tuvo muchos hijos con mujeres, la mayoría de ellos violentos y crueles.
Sandro Botticelli representa a Venus y Marte (Afrodita y Ares) en uno de sus encuentros amorosos. Venus vigila el sueño de su amante, mientras unos amorcillos o faunos, genios campestres que poseen cuernos y pezuñas de cabra, juegan con las armas del dios. El tema se interpreta como una alegoría de la guerra vencida por el amor (pág. 71)

 

 

7 – DEMÉTER (CERES ROMANA)

DIOSA DE LA AGRICULTURA Y LA PROSPERIDAD

Deméter, hija de Crono y Rea, es hermana de Zeus.
Su personalidad, religiosa y mítica, es muy distinta de la de Gea, la Tierra, concebida como elemento cosmogónico.
Deméter es la diosa de la agricultura, el trigo, la fertilidad y la abundancia. Su principal atributo es la espiga.
Deméter está estrechamente vinculada a su hija Perséfone. Con frecuencia se las llama “Las Diosas” y sus aventuras constituyen el mito central de su leyenda, mito cuya profunda significación era revelada en la iniciación a los misterios de Eleusis.
Hades se enamoró de Perséfone, única hija de Deméter, y la raptó cuando la doncella se disponía a coger un narciso o un lirio. La tierra se abrió y Hades se la llevó a los Infiernos.
Deméter recorrió todo el mundo durante 10 días buscando a su hija. Irritada, la diosa decidió abdicar de su función divina hasta que se le hubiese devuelto a su hija. Adoptó la figura de una anciana y se trasladó a Eleusis.
En este tiempo la diosa se convirtió en nodriza de Triptólemo, hijo de Metanira, y le encomendó a este niño la difusión por el mundo del cultivo del trigo.
El voluntario destierro de Deméter volvió la tierra estéril y alteró el orden del mundo, por lo que Zeus ordenó a Hades que devolviese a Perséfone. Pero esto no era posible porque la joven había roto el ayuno obligatorio del Infierno al comer un grano de granada.
Finalmente se llegó a un pacto. Deméter volvería a ocupar su puesto en el Olimpo y se encargaría de sus obligaciones, si Perséfone pasaba parte del año en el Infierno y la otra con su madre.
Cada primavera Perséfone escapa de la mansión subterránea y las flores y frutos están en su plenitud, para volver en la época de la siembra, por eso el invierno es la estación triste y estéril.
Sus lugares favoritos son Sicilia, Creta y Eleusis. Eleusis está situado a unos 20 km. de Atenas. Era la tierra natal de Esquilo y tuvo un santuario dedicado a Deméter y Perséfone en el que se celebraban uno de los cultos más importantes de la antigua Grecia: los misterios de Eleusis, que posteriormente se mantuvieron en el Imperio romano.
Se la representa como una matrona que porta espigas de trigo, un lechón (cochinillo que todavía mama) o unas antorchas.
En Roma se le añade el simbolismo monetario, vinculándose su imagen a la prosperidad del Imperio.
En la Edad Moderna a menudo la acompañan los dioses Dioniso o Pan. Además algunos símbolos como la hoz la convierten en alegoría de la agricultura o del verano (pág. 72)
Pan es el dios de los pastores y los rebaños. Es mitad hombre y mitad animal. Posee 2 cuernos en la frente, tiene el cuerpo velludo y los miembros inferiores son de un macho cabrío con pies provistos de pezuñas.

 

 

8 – APOLO. DIOS DE LA LUZ


Apolo es hijo de Zeus y Leto y hermano gemelo de Ártemis.
Fue el dios que personifica la juventud, la belleza masculina. El dios de la fuerza física y de la luz, identificándose con el sol.
Es el patrón de la poesía y de la música en su corte del Monte Parnaso. Aparece rodeado de las 9 Musas y tocando la lira.
Es un dios benévolo, pero también puede ser terrible como cuando el sileno Marsias le desafió con la flauta y Apolo le venció y mandó desollarle después de colgarle de un pino.
Atenea inventó la doble flauta, pero al ver en un arroyo como se deformaban sus mejillas cuando tocaba el instrumento, lo arrojó lejos de sí y lo recogió Marsias, que se convirtió en un gran flautista, recordemos el conjunto escultórico del siglo V a.C. Atenea y Marsias, de Mirón, que recoge este suceso.
Sileno es un nombre genérico que se da a los sátiros llegados a la vejez. Los sátiros son genios de la naturaleza que forman parte del cortejo de Dionisos, bebiendo, bailando y persiguiendo a las ménades y a las ninfas.
Los sátiros suelen representarse con torso de hombre y los miembros inferiores de macho cabrío, una larga cola semejante a la de los caballos y un miembro viril perpetuamente erecto. Con el tiempo los miembros inferiores también se convierten en humanos y sólo queda la cola como testimonio de su forma.
Marsias, creyendo que la música de su flauta era la más bella del mundo, desafió al dios Apolo a producir con su lira otra comparable. Apolo aceptó el reto con la condición de que el vencedor tuviera libertad para tratar al vencido a su antojo.
Apolo desafió a Marsias a tocar el instrumento en posición invertida, como lo hacia él con la lira. Marsias fue vencido y mandó colgarle de un pino y desollarle. Después Apolo se arrepintió y rompió la lira. Según otras versiones transformó a Marsias en un río. Es un tema muy tratado en el arte. (pág. 74)
Asclepio, el Esculapio romano, a quien el centauro Quirón le enseñó el arte de la Medicina, es también hijo de Apolo.
Píndaro nos cuenta que Apolo había amado a Corónide, hija del rey tesalio Flegias, a la que hizo concebir un hijo. Pero durante el embarazo, ella cedió al amor con un mortal y Apolo dio muerte a la infiel. En el momento en que la madre de Asclepio, era colocada sobre la pira funeraria, Apolo arrancó de su seno al niño, vivo aún. Según esta tradición así fue el nacimiento de Asclepio.
Asclepio fue confiado por su padre al sabio centauro Quirón, quien le enseño Medicina. Muy pronto adquirió gran habilidad en este arte, hasta el extremo de descubrir la manera de resucitar a los muertos.
Había recibido de Atenea la sangre vertida de las venas de la Gorgona. Las del lado izquierdo vertían un veneno violento, pero la del lado derecho era salutífera y Asclepio sabía utilizarla para devolver la vida a los muertos. El número de personas que resucitó era considerable y Zeus, temiendo que Asclepio desbaratase el orden del mundo, le mató con un rayo y fue convertido en constelación.
El arte de la Medicina era practicado por los Asclepíadas o descendientes de Asclepio. El más célebre fue Hipócrates, cuya familia descendía del dios.
Los atributos más comunes de Asclepio son serpientes enrolladas en un bastón.
Apolo era un dios muy hermoso que tuvo numerosos amores con Ninfas y con mortales.
Eros, enojado con Apolo porque se había mofado de él por el uso del arco, le inspiró un apasionado amor hacia la ninfa Dafne.
Dafne no correspondió a sus deseos y huyó a las montañas. Pero como Apolo la perseguía, cuando estaba a punto de ser alcanzada por él, suplicó una plegaria que fue escuchada transformándose en laurel (en griego árbol sagrado de Apolo). El conjunto escultórico de Bernini, que se encuentra en la Galleria Borghese de Roma, muestra este momento.
El árbol de Apolo era el laurel, cuyas hojas masticaba su sacerdotisa en sus trances proféticos. Apolo se manifestaba a través de ella en el Oráculo de Delfos, lugar que tuvo gran trascendencia en el mundo helénico.
Apolo también amó a un joven de gran belleza, Hiacinto o Jacinto. Un día en el que los dos estaban lanzando el disco, el celoso viento le desvió y mató a Hiacinto en el acto. Apolo, consternado, inmortalizó el nombre de su amigo transformando la sangre que había brotado de su herida en una nueva flor, el Jacinto.
Apolo, que habitaba en el Parnaso o en Delfos, fue equiparado al Sol como Apolo Helios, guiando su carro solar. Apolo ocupa un lugar destacado en la propaganda política de Luis XIV, el Rey Sol, en Versalles.
Sus atributos son el arco y las flechas, siendo capaz de enviar desde muy lejos, como su hermana Ártemis, una muerte rápida y dulce.
Por otro lado, como benefactor de la música y la poesía, artes que elevan el espíritu de dioses y humanos, su atributo es la lira o cítara.
Praxíteles fijo su iconografía en el Apolo sauróctono, pastor efebo que se dispone a coger o herir una lagartija que trepa por un árbol.
En el Renacimiento Rafael le sitúa en el Parnaso y rodeado de las Musas como emblema de la armonía. El dios encarna el orden en contraposición a Dionisos.
También es frecuente la representación del dios de la Luz con la cabeza envuelta en un halo luminoso.

 

9 – ÁRTEMIS (DIANA ROMANA). DIOSA DE LA CASTIDAD


Ártemis o Artemisa, diosa de gran belleza, es la hermana gemela de Apolo e hija de Zeus y Leto.
Nada más nacer ayudó a su madre en el parto de Apolo y horrorizada por los terribles dolores, obtuvo de Zeus el favor de permanecer virgen, al igual que Atenea.
Sus atributos son el arco y las flechas, ya que la caza era su único placer. Se le atribuyen a sus flechas las muertes repentinas, sobre todo las indoloras.
Zeus le concedió el dominio de los bosques junto a su séquito de ninfas, a las que impuso la castidad.
Es muy representada la leyenda de la ninfa Calisto. Ella formaba parte del séquito de Ártemis y Zeus se enamoró de ella. Calisto estaba embarazada cuando un día Artemisa y sus ninfas decidieron bañarse en una fuente.
Cuando la diosa descubrió su estado la echó, la transformó en osa y la mató de un flechazo por no preservar su virginidad. Zeus, enamorado, la transformó en constelación, la Osa Mayor.
En el mundo griego el santuario más famoso de Ártemis estuvo en Éfeso (Turquía).
Artemisa era una diosa vengativa. En otra ocasión, Irritada por haber sido vista por Acteón, mientras se bañaba desnuda en un manantial, le convirtió en ciervo y sus propios perros, sin reconocerle, le devoraron. Los perros buscaron a su amo sin consuelo y llegaron hasta la caverna donde habitaba el centauro Quirón, quien, para consolarlos, modeló una estatua a imagen de Acteón.
Ártemis era la protectora de las Amazonas, guerreras, cazadoras e independientes de los hombres como ella.
La iconografía nos la presenta vestida con túnica corta, mostrando la anatomía de las piernas, llevando el arco y las flechas.
Se la considera desde la antigüedad una personificación de la Luna, mientras que Apolo lo era del Sol, por lo que a menudo porta una media luna como símbolo.

 

 

10 – AFRODITA (VENUS ROMANA). DIOSA DEL AMOR


Afrodita es la diosa del Amor y desde el Juicio de Paris también es la diosa de la Belleza.
Hallándose los dioses reunidos, en ocasión de la boda de Tetis y Peleo, Éride (la Discordia) echó sobre la mesa una manzana de oro para la más hermosa de las diosas: Atenea, Hera y Afrodita. Se suscitó la disputa entre ellas y como nadie quería pronunciarse, Zeus delegó en Paris.
Zeus encargó a Hermes que condujera a Hera, Atenea y Afrodita al monte Ida, para que Paris fallase el pleito.
Hera le ofreció poder y el imperio de Asia. Atenea le ofreció sabiduría y victorias en todos los combates. Afrodita le ofreció el amor de la mujer más bella, Helena de Esparta. Paris se decantó por Afrodita y esta decisión tuvo como consecuencia la Guerra de Troya.
Afrodita, la diosa de la Belleza y del Amor, se casó con Hefesto, el dios feo y cojo, aunque realmente amaba a Ares.
Homero cuenta como Afrodita y Ares fueron sorprendidos de madrugada por el Sol y éste se lo contó al marido ultrajado. Hefesto decidió preparar una trampa: una red mágica que sólo él podía activar. Una noche en que los dos amantes se hallaban en el lecho, Hefesto cerró la red sobre ellos y llamó a todos los dioses del Olimpo. Por ruego de Posidón, Hefesto retiró la red y Afrodita escapó avergonzada a Chipre. De los amores de Ares y Afrodita nacieron Eros y Anteros.
El mito de Adonis es una leyenda provocado por Afrodita que inspiró un amor incestuoso en Mirra o Esmirna, hija del rey de Siria, Tías. Ayudada de su nodriza logró engañar a su padre y unirse a él durante 12 noches. Cuando el padre se dio cuenta la persiguió con un cuchillo y Mirra pidió protección a los dioses que la convirtieron en el árbol de la mirra.
Diez meses después de la corteza del árbol salió un bellísimo niño al que se llamó Adonis. Afrodita le confió este niño a Perséfone para que le criara, pero después ésta se negó a devolvérsele.
La disputa entre las dos diosas fue zanjada por Zeus, que decidió que Adonis pasara un tercio del año con Perséfone, otro tercio con Afrodita y el último donde desease, que era siempre con su amada Afrodita. La historia tiene un amargó final, ya que Adonis fue herido mortalmente por un jabalí en una cacería.
Afrodita también amó al príncipe troyano Anquises y fruto de su unión nació Eneas, el más valeroso de los troyanos después de Héctor y el héroe que salió de la incendiada Troya para que sus descendientes fundaran Roma, según se narra en la Eneida de Virgilio.
La Afrodita de Cnido de Praxíteles, en el siglo IV a.C., plasma el canon de belleza femenino.
En el Renacimiento, Venus es el pretexto ideal para tratar el desnudo femenino (El nacimiento de Venus de Botticelli).
La pintura veneciana del siglo XVI está representada en el Museo del Prado con “Venus, el Amor y la Música” y “Venus y Adonis”, de Tiziano y “Venus y Adonis” de Veronés.
Velázquez también tratará el tema en la “Venus del espejo”, considerado uno de los más bellos desnudo femeninos de la historia del arte.
Afrodita con frecuencia aparece acompañada de Eros (Cupido), el dios del Amor y de la fecundidad. Eros es considerado un dios inicial, nacido a la par que la Tierra y salido directamente del Caos. Según otras tradiciones Eros es fruto de los amores entre Hermes y Afrodita, aunque hay otras versiones que le sitúan como hijo de Ares y Afrodita.

11 – HERMES (MERCURIO ROMANO)

DIOS DEL COMERCIO. MENSAJERO DE LOS DIOSES

Es hijo de Zeus y Maya, la más joven de las Pléyades.
Las Pléyades son siete hermanas que, divinizadas, se convirtieron en las siete estrellas de la constelación homónima.
El mismo día de su nacimiento se escapó de la cuna y se dirigió a Tesalia, donde robó a su hermano Apolo una parte de los rebaños de Admeto que guardaba.
Es un gran inventor. Encontró una tortuga y con su concha y unas tripas de bueyes fabricó la primera lira. Apolo fue a reclamar su ganado, pero seducido por la música de la lira recién creada, canjeó el ganado por el instrumento musical.
Después inventó la flauta, que también cambió a Apolo por el cayado de oro con el que apacentaba su rebaño.
Es el dios de los viajeros, de la elocuencia y la habilidad de los comerciantes, recordemos como canjeaba sus inventos. Hermes es el mensajero de los dioses.
También conducía a las almas de los difuntos a los Infiernos como Hermes Psicopompos o conductor de almas.
Se le representa joven, atlético, desnudo, imberbe.
Sus atributos son: el casco (petaso) y las sandalias, ambos alados, y aparece empuñando el caduceo, bastón mágico con dos serpientes enrolladas.
Como mensajero participa en episodios míticos: el Juicio de Paris, durmió con su flauta a Argos para liberar a Ío, etc.
Hermafrodito, cuyo nombre recuerda los de su padre Hermes y su madre Afrodita, había sido criado por las ninfas en los bosques y estaba dotado de una gran belleza.
A los 15 años decidió recorrer el mundo. Un día llegó a un bellísimo lago y la ninfa de este lago, Salmacis, se enamoró de él, pero Hermafrodito la rechazó. La ninfa, aparentando resignación, se ocultó y cuando el joven se introdujo desnudo en el lago, fue hacia él y le estrechó entre sus brazos, pidiendo a los dioses que jamás pudiesen separarse sus dos cuerpos. Los dioses la escucharon y los unieron en un nuevo ser dotado de doble naturaleza. En el Museo del Prado una bella escultura de Hermafrodito.

 

12 – HEFESTO (VULCANO ROMANO). DIOS DEL FUEGO

Hijo de Zeus y Hera es el dios del Fuego, el dios Herrero.
Hefesto es un dios cojo y hay varias versiones que explican este defecto. La Ilíada dice que en una disputa entre Zeus y Hera acerca de Heracles, Hefesto defendió a su madre y Zeus le cogió por un pie y le precipitó fuera del Olimpo, cayendo en la Isla de Lemnos y quedando cojo para siempre.
La Ilíada también cuenta que era cojo de nacimiento y Hera, que se avergonzaba de él, lo arrojó desde lo alto del Olimpo, cayendo en el Océano, donde fue recogido por la titánide Tetis.
Es el dios herrero, el dios del Fuego, y forja los rayos de Zeus, el tridente de Posidón, las flechas de Artemisa, etc. Sus atributos son el yunque, el martillo y las tenazas.
Participó en el nacimiento de Pandora, cuyo cuerpo modeló con barro. En el nacimiento de Atenea, abriendo la cabeza de Zeus, etc.
Físicamente deforme se le atribuyen mujeres de gran belleza: Cárite, la Gracia por excelencia o Áglae, la más joven de las Gracias, su esposa Afrodita e incluso intentó una relación fallida con Atenea.
Erictonio es uno de los primeros reyes de Atenas y nació de la pasión de Hefesto por Atenea. La diosa fue al taller de Hefesto a encargarle armas y éste se enamoró de ella. Atenea huyó, pero Hefesto la alcanzó y en el forcejeo, parte del semen del dios se le esparció por la pierna. Asqueada, la diosa se secó esta inmundicia con lana y la arrojó al suelo. La tierra, así fecundada, dio un niño, que Atenea recogió y llamó Erictonio (lana y suelo).
Atenea introdujo a Erictonio en una cesta y le educó en la Acrópolis, en el recinto sagrado de su templo, Más tarde Cécrope le traspasó el poder. Se le atribuyen la invención de la cuadriga y la organización las Panateneas, la festividad de Atenea en la Acrópolis. Su nieto fue Erecteo.
La Fragua de Vulcano de Velázquez proporcionó una versión realista de la fábula de Ovidio. Ilustra el momento en que Apolo Helios, tocado con corona de laurel y túnica naranja, visita la fragua en la que aparece Vulcano, con sus ayudantes, los Cíclopes, aquí humanizados, que están ocupados en la producción de armas. Apolo le revela al dios el adulterio de su esposa con Marte, lo que provoca sorpresa y diversas reacciones entre los presentes, lo que capta magistralmente Velázquez como si fuese una instantánea fotográfica.

13 – DIONISO (BACO ROMANO). DIOS DEL VINO

Dioniso es hijo de Zeus y Sémele. Ella le pidió al dios que se le mostrase en todo su poder, pero fue incapaz de resistir la visión de los rayos y relámpagos que rodeaban a su amante y cayó fulminada.
Zeus se apresuró a extraerle el hijo que llevaba en su seno, que estaba en el sexto mes de gestación. Le cosió en su muslo y al llegar la hora del parto salió perfectamente formado el pequeño Dioniso, el dios “nacido dos veces”.
El niño fue confiado a Hermes y trasladado a Asia para ser cuidado por las ninfas. Además Zeus le transformó en cabrito para evitar los celos de Hera.
Ya adulto descubrió la vid, el vino y su utilidad. Por venganza de Hera sucumbió a la embriaguez y enloqueció, por lo que anduvo errante por Egipto, Siria y Asia. En Frigia le recibió la diosa Cibeles, que le purificó y le inició en los ritos de su culto.
Cibeles es la gran diosa Frigia, conocida como la Madre de los Dioses o la Gran Madre. Su poder se extiende sobre toda la Naturaleza. Esta diosa de Asia Menor (Turquía) en la época romana llegó a ser asimilada con Rea, divinidad antiquísima de la Tierra.
La importancia de Cibeles se debe al culto orgiástico que se desarrollo a su alrededor y que sobrevivió hasta el bajo Imperio romano. Se la representa con corona y sobre un carro tirado por leones.
Dioniso difundió el cultivo de la vid, su planta sagrada, y fue también el dios de las cosechas.
Dionisos fue a la India y en esta época se originó el cortejo triunfal que le acompaña: el carro tirado por panteras, adornos de hiedra, sátiros, silenos y ménades.
El atributo de Dioniso es el tirso, bastón de vides enrolladas y rematado con una piña.
Su iconografía evolucionó desde un hombre con afilada barba y larga túnica en la cerámica del siglo VI a.C., hasta la de un joven desnudo e imberbe, enturbiado por la bebida en contraposición al prudente Apolo.
Las ménades “mujeres posesas” son las bacantes divinas que siguen a Dioniso. Se las representa desnudas o con velos ligeros. Llevan coronas de hiedra y a veces tocan la doble flauta, entregándose a danzas apasionadas. Las ménades personifican los espíritus orgiásticos de la naturaleza.
De vuelta a Grecia, en Tebas introdujo las Bacanales o fiestas de Dioniso, en las que todo el pueblo, especialmente las mujeres eran presa de delirio místico y recorrían el campo profiriendo gritos rituales.
Después contrató el servicio de unos piratas para ir a la isla de Naxos, pero ellos quisieron venderle como esclavo. Cuando el dios se dio cuenta de sus intenciones hizo enloquecer a los piratas que se precipitaron al mar convirtiéndose en delfines. Esto explica que los delfines sean amigos de los hombres y los ayuden en los naufragios, ya que son piratas arrepentidos.
Descendió a los Infiernos en busca de su madre Sémele. Hades accedió a concederle de la libertad y Dioniso a cambio le entregó el aromático mirto, una de sus plantas predilectas. Los iniciados en los ritos y misterios dionisiacos se coronaban la frente con mirto.
En la época romana, los Misterios de Dioniso, con su carácter licencioso y orgiástico, penetraron en Italia. El Senado de Roma prohibió la celebración de las Bacanales en el 186 a.C., pero las sectas místicas siguieron guardando la tradición dionisiaca y el dios siguió desempeñando un papel principal.
Los cultos orgiásticos establecen una estrecha relación entre el dios y sus seguidores. Así Nietzsche plasmó la oposición entre lo apolíneo (distante) y lo dionisiaco (cercano). Dioniso/Apolo.
La fiesta de las Antesterias (finales de febrero – primeros de marzo) celebrada en honor a Dioniso, festejaba el despertar de la naturaleza después del invierno.
Dionisos se casó con Ariadna, hija de Minos y Pasífae. Ariadna se enamoró de Teseo cuando llegó a Creta a combatir el Minotauro. Para permitirle encontrar la salida en el Laberinto, la prisión del Minotauro, le dio un ovillo, cuyo hilo fue devanando y sirvió para indicarle el camino de regreso. Luego huyó con él, para escapar a la ira de su padre Minos por su traición. Pero no llegó a Atenas, Teseo la abandonó mientras dormía en la orilla de la isla de Naxos.
Pronto llegó a Naxos Dioniso con su carro tirado por panteras y se enamoró de la hermosa Ariadna. Se casó con ella y la condujo al Olimpo. Como regalo de boda Dioniso le entregó una diadema de oro a Ariadna, obra de Hefesto, quien además de armas realizaba bellísimas joyas.
El tema de Dioniso en el arte: El Baco de Miguel Ángel es el paradigma del hedonismo clásico. El hedonismo es la doctrina filosófica que busca el placer y la supresión del dolor como objetivo de la vida. El triunfo de Dioniso en su carro junto a Ariadna es una visión apoteósica de Aníbal Carracci. La Bacanal de Tiziano. Los Borrachos de Velázquez, etc.



Archivo de sólo texto en pdf. Para descarga libre haz clic en el icono o clic aquí

Descarga directa -  acceso público


 No necesitas registrarte

Para opciones de descarga desde Scribd es posible que tengas que registrarte o iniciar sesión con perfiles de facebook o twiter.
-
Todos los archivos los puedes ver en este enlace: http://es.scribd.com/Maitearte
-
III - DIOSES OLÍMPICOS



Esta entrada forma parte del curso de Mitología Clásica que lo componen los siguientes enlaces:















































































































































































































No hay comentarios: